COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

domingo, 28 de noviembre de 2010

Leonor y Los Elfos




Era a principios de la primavera, cuando el viento todavía soplaba con fuerza. La lluvia helada podría venir sin previo aviso, como un ejército arrogante de ocupación y pisotear todo lo que era vulnerable. Flores que habían abierto demasiado pronto podrían caer. Criaturas frágiles enfermas e indefensas no verían el verano.

Una tarde de marzo, el aguanieve empezó a hacer su ruido revelador sobre el cristal de la ventana y a Leonor le ardió la cara mientras caminaba entre los arbustos. Al llegar a su casa cual fue su sorpresa que su gato había desaparecido. ¡Su primer día aquí y había permitido que Lucio escapara! Realmente parecía que una puerta lateral se había quedado abierta, y Leonor se culpó a sí misma. Debía haberlo comprobado, siempre comprueba todo, antes de permitir que Lucio pudiera escapar. No sabía donde estaba. Podría morir, lo buscó por todas partes, no sabía que camino habría tomado.

Ella pensó: creí haber cerrado todas las puertas, un trabajo que por otro lado es agotador. Era demasiado. Demasiado. Leonor se hundió en sus rodillas entre las filas de cajas desempaquetadas, se llevó las manos a la cara desconsolada. Lucio, le portaba luz. Había sido la luz de su vida solitaria durante trece años, uno de los mejores amigos que ella nunca había conocido…



 
A través de sus ojos borrosos de llorar, miró hacia la parte superior de la escalera. En la pared blanca había una silueta gris con la forma de la cabeza de un gato! Estaba allí arriba! "Ah, Lucio," Leonor suspiró, "gracias a Dios" Pero algo no iba bien, la sombra empezó a moverse, oyó tras ella un ruido de pasos subiendo la escalera suavemente. Su corazón se rompió una vez más, descubrió que la sombra que se movía provenía del papel de uno de los regalos. Leonor se armó de valor. Quería encontrar a su gato. Así que a toda prisa salió a la fría intemperie buscando debajo de cada arbusto y de cada rincón, sus manos se estaban quedando congeladas. Encendió su linterna y gritó: - ¡Lucio!

Posiblemente el animal estaba oculto del frío. Miró con la linterna apuntando en cada rincón y se dirigió hacia el cobertizo de madera que había estado abandonado hace años. Olía a la fragancia de una tumba abierta y con un suelo tan bajo que era imposible caminar de pie y se tenía que arrastrar por el fango. En uno de los rincones del cobertizo allí estaba Lucio, encogido pero a Leonor le era imposible extender sus brazos hacia él. Estaba atrapada entre unas vigas de madera que le cerraban el camino y le era imposible avanzar ni adelante ni atrás.



Fue entonces cuando vio a unos extraños seres, unos quince o veinte alrededor del tembloroso gato. Estaban mirando a Leonor como una cara de suficiencia e insolencia. No saludaron en ningún momento. Sus pequeños ojos prepotentes no mostraban ninguna otra emoción, simplemente tenían un aire de impaciencia de continuar con el trato. Un trato difícil. Leonor ya lo sabía. Siempre era lo mismo.

Leonor bajó su cabeza casi en la exasperación y dijo: - "Muy bien "¿Qué queréis?"
Pequeños y minúsculos hombres con sombreros puntiagudos y barba larga como de tela de araña, parecían las figurillas que al dentista de Leonor le gustaba poner en su ventana pero estos hombrecillos no eran figuras talladas. Antes de que ella llegara a algún trato, Leonor se encontró de nuevo en su sala de estar.



Estaba desnuda y seca bajo la más suave de las mantas sentada en un sillón junto a la chimenea. Deliciosas ondas de aire caliente salían de los radiadores y los hombres pequeños se alumbraban con un fuego de un fresco roble. ¡Parecía magia de hadas! Ella se acordaba vagamente que estaba en un lugar oscuro cuando fue golpeada por algo pesado pero no lo suficiente para causarle daño y ahora de repente se encontraba aquí.

Los hombres pequeños corrían a lo largo de la antigua casa victoriana, abriendo todas las cajas y cajones, de manera eficiente y mirando todo lo que contenían. Lo abrían todo y ponían los objetos cuidadosamente lejos. Cuando habían vaciado una caja, simplemente desaparecerían con todo el contenido rápidamente. Se organizaban en formaciones en torno a piezas del mobiliario para moverlo todo con mayor comodidad pero sin tocar nada. Leonor no se dejó impresionar; ni siquiera estaba mirando. Se tapó la cara con sus manos y empezó a sollozar diciendo: - ¡No Lucio! No le importaba si los elfos lo cogían todo, si limpiaban, o si sustituían la azotea o la fontanería- ella sólo quería a su amigo, su Lucio.




No se dio cuenta que los elfos se estaban llevando muchas de sus pertenencias de la casa. Sobretodo las cosas brillantes y los adornos, también fueron desapareciendo bufandas largas de seda, bisutería llamativa, faldas de terciopelo que nunca volvería a ver. Por supuesto, no le importaba. Ninguno de los elfos había hablado todavía. Miraban poco a Leonor al pasar por ella, pero era siempre la misma mirada insolente, como si fuera sólo una distracción moderada a su paso.

Los Elfos y Hadas cambian de forma y son del mundo de los espíritus, no viven en el mismo plano de la realidad que los seres humanos mortales.
Ellos no tienen ni se guían por las mismas emociones y podemos ser incomprensibles para ellos. La aproximación más cercana de su relación con los seres humanos, sería probablemente la misma que relacionarse con un insecto.

Podemos verlos, escucharlos, comprender sus necesidades básicas, pero no podemos ver su mundo a través de sus ojos, o sentir lo que está en sus corazones. Pero ellos habían conocido perfectamente sus necesidades básicas…lo suficiente como para poner a Leonor en la casa, ponerle una manta sobre ella y calentarla con la luz del fuego. Tal vez también sabrían lo suficiente como para dar a Lucio un lugar cálido y seco. Tal vez no tenían una percepción del amor entre Leonor y su gato, o no se preocuparon por él. Pero Lucio era otro ser viviente. Tal vez lo habrían podido salvar.




¿Cómo comunicarse con ellos?

Leonor vio su teléfono móvil que sobresalía de su cartera ahí tirado en el suelo a sus pies, el pequeño teléfono de color negro mate, había sido hasta ahora ignorado por los hombrecillos. Varios de los hombres pequeños se detuvieron un momento como para querer investigar su cartera, sin embargo Leonor fue más rápida, lo cogió y pulsó la tecla de encendido y la pantalla se iluminó. En ese momento cientos de codiciosos ojos de los elfos empezaron a mirar en dirección de la luz fija digital del teléfono móvil. Estaba a punto de llamar a la Dra. Matilde en casa.

El dentista con las figuras de enanos no podría creer en hadas, pero su madre que sabía de tantas historias de elfos y hadas si podría creerle y valía la pena intentarlo. Tal vez Leonor y Lucio fueron separados y la señora Matilde podría ayudarla a pedir a los elfos donde estaba el gato. A los agudos sentidos de los elfos les causaba admiración y hasta placer ver y oír como Leonor pulsaba las teclas del teléfono móvil, era como música para sus oídos y entonces a Leonor se le ocurrió una idea. Empezó a jugar con los tonos de llamada, sinfonías diferentes, mostrando imágenes de la pantalla LCD a los hombrecillos por todo el cuarto y entonces los elfos se tambalearon y se empezaron a marear. Había desaparecido su insolencia, el aire burlón, incluso algunos babeaban en su barba gris de algodón de azúcar.
Entonces Leonor se abalanzó sobre ellos.




Leonor puso una película casera, una película de Lucio que caminaba por una habitación, bateando un juguete. Era un teléfono celular que podría mostrar fotos digitales y videos cortos. Puso la panorámica de la pantalla y la enseñó para que todos la pudieran ver. Se vio a ella misma sonriendo a la cámara, y de repente la pantalla se oscureció y apagó. Leonor comenzó a llorar. Sostuvo el pequeño teléfono junto a su pecho, inclinó su cuerpo en la cintura, y gritó de dolor. Su manta cayó de su cuerpo y la pisoteó, enseguida dio la espalda dejando ver sólo su amplia cabellera. Los líderes de la colonia elfo miraron fríamente esta escena indigna. Fruncieron el ceño de disgusto. Leonor se detuvo y miró hacia atrás. Ella sacó el labio inferior, desafiante, burlándose de los elfos.
¿Cuánto tiempo duró aquello? es difícil de precisar cuando hay una fuerte emoción como el amor, el dolor, la codicia, la ira...

Por último, el más valiente elfo avanzaba más cerca de Leonor y, aún ardiendo con disgusto, extendió su mano abierta pequeña para que se lo diera. Era un teléfono móvil de doscientos dólares, pero Leonor se lo entregó. Había conseguido una comunicación muy importante con ellos como nunca lo había hecho. Cuatro duendes ayudaban unos a otro a transportar el móvil fuera de la casa, y siguió el resto. Pasando por la mujer desnuda, cada uno de ellos le disparó una mirada que decía que era una increíble idiota y que no quería saber nada más que ver con ella.Se preguntaba más allá de la imaginación lo que la colonia elfo podría haber hecho por Leonor, con el tiempo, si ella hubiera convivido en armonía. Sustituir la azotea y algunos arreglos hubiera sido lo de menos, pero al parecer no les gustan los gatos. Tan pronto como ellos agitaron sus pequeños brazos Lucio se materializó en una almohada en el suelo delante de la chimenea, todos los elfos desaparecieron en la noche helada y nunca fueron vistos de nuevo.





domingo, 21 de noviembre de 2010

El Mundo De Los Elfos



Los orígenes de los elfos siempre ha sido un misterio. Es una raza conocida por su larga vida cuyos registros históricos marcan la pauta por la cual muchos otros se comparan. Muchos creen que las historias más antiguas se guardan dentro de las criptas muy cerca de Cennebrae. Aunque pocos creen que existan realmente hay una amplia variedad de historias, mitos y leyendas que hablan de estos seres fantásticos. Un hecho conocido es que los elfos no son nativos del continente actual del Imperio Luna de Plata, también conocido como Hyathis. Muchos han especulado que los elfos pueden haber viajado al continente actual del Imperio de Plata de la Luna a través de los mares, o incluso a través de planos de otro mundo. Algunos cuentos hablan de los elfos que huyen de las invasiones de otros mundos, y que la tribu de elfos fue la primera en poner en pie en Lira Tal y como fue llamado el Shea.

 



Por supuesto, todas estas son meras especulaciones.Lo que se registra la historia es libre de ser revisado. La primera de las ciudades de Elven se encuentra dentro de los espesos bosques de Arboria. También se registra que su primer encuentro con la raza humana se produjo durante la prosperidad de una civilización antigua, planteada por los elfos como el "Primer Imperio", Hyathis. La historia habla que el encuentro inicial fue la de intercambio de una alianza, y el comercio, y no (como algunos han dicho) una serie de malentendidos con sangre. Todo este conflicto entre los humanos y los elfos vino más tarde. Los historiadores también son poco claros en cuanto a que civilización en la historia de Hyathan abarcó este Primer Imperio de los antigüos elfos.




La historia de la civilización humana de Hyathan señaló que los elfos tenían una gran afinidad con la tierra y la naturaleza, y el uso de esta afinidad había proporcionado a los elfos su propia energía mágica, dándoles más finura y el control de la magia sobre la tierra. Reconociendo la necesidad de reducir el caos y el factor de imprevisibilidad en su propia magia fuera de foco.




Hyathans dio la bienvenida a los elfos y su control mágico. En el comercio, los nativos de Hyathis, humanos puestos a disposición sus recursos, eran ricos y abundantes.De ninguna manera estaban tan abiertos y eran tan generosos como muchos les gusta pensar. Los elfos tenían cierta prudencia en el trato con los humanos, ya que reconocían los peligros que había el relacionarse con la humanidad al azar, por no hablar de la tendencia humana a la lucha por el poder y el caos general. Pero el intercambio del comercio si lo hicieron, y fue el mejor trato para ambas razas.



Hyathans enseñó cómo enfocar sus competencias, a recurrir a la magia con elementos bien estudiados. También enseña la teoría de que cayó bien a muchos en Hyathans: el poder de algunos les permitía sobresalir en la magia por encima de los demás. Una jerarquía mágica en sus inicios.Aunque muchos se resistieron a las enseñanzas de los elfos, el intercambio de conocimientos continúa entre ellos, los elfos también les gustaba avanzar en el conocimiento de nuevas tierras y sus recursos.


Pero cuando el imperio Hyathans comenzó a pelear en su lucha por el poder, el terror reinó por algunos años, y los elfos se retiraron de los humanos, refugiándose en los densos bosques de lo que ahora se conoce como Arboria (el primer nombre que se le dió). Utilizando su habilidad superior en el arte de la geomancia, los elfos construyeron grandes ciudades en los bosques, protegiéndose al mismo tiempo en el mundo exterior y del caos de los humanos.Los elfos vieron luego desde lejos como las antiguas civilizaciones cayeron y esto dió paso a reinos separados.


Los elfos parecían reacios a entrar en contacto una vez más con los humanos, pero sabían que era inevitable el contacto, su aislamiento no podía durar para siempre. Y así, cuando lo hicieron, fue en sus propios términos, con un reino pacífico y espiritual conocido como Luminii. Debido a la naturaleza pacífica de los agricultores de los llanos, así como su fe bien fundamentada, los elfos se sentían seguros en la formación de una alianza con el grupo que apoyaba la paz.




Las primeras alianzas se forman entre lo que hoy es conocido como el Vivomancers y con la geománticas, una vez más, un intercambio abierto de conocimientos entre las dos naciones. Esta alianza era fuerte incluso para hoy en día.Fue después de esta convivencia pacífica que se formó entre Arboria y Luminii que los elfos, una vez más comenzaron a explorar fuera de sus grandes ciudades en el bosque, con el resto de los reinos que se formaron en sus propias naciones únicas: Thermador, Oceanuus, y incluso Cloosidian y Balthazor.


 
Los elfos son de una altura media parecida a los humanos, algunos más altos y algunos van más bajos. Pero lo que sobresale más de su genética es la constitución delgada, orejas puntiagudas y los ojos almendrados. Características que les da un aire de hadas. También tienen un elevado sentido de la audición, junto con su sangre mágica. Observadores de los elfos a veces sólo pueden observar el ligero movimiento de las orejas élficas para detectar su estado de ánimo, o la dirección de atención a un elfo.



Muchos decían que los elfos de Arboria eran más ligeros en los huesos, haciéndolos más rápidos, naturalmente, en sus pies. Su tez puede variar sin embargo, dependiendo de lo curtida que esté por el Sol. Los elfos druídas o los que viven en Thermador, es probable que pasaran el día entero bajo el Sol, pueden tener un color oscuro y bronceado mientras que un elfo Geomancer que prefiere los interiores de un edificio de piedra puede ser de tez blanca. Otra característica que distingue a los elfos de los humanos es su brillante color de pelo. Que van desde blanco puro a negro, con tonos de azules, verdes ... incluso un dulce color rosa ... al color normal, rubio o moreno.

 



Un elfo de 200 años parece de 20 años en edad humana. Esto también significa que, durante los primeros 10 años de su vida, un elfo tendrá cuerpo de un bebé de un año equivalente en humanos. La magia que se entrelaza con la fisiología de los elfos actúa para frenar el proceso de crecimiento y degradación. ¿Significa esto que los bebés elfos necesitan 20 años para aprender a hablar? No. Porque a medida que siguen expuestos a los estímulos del medio ambiente y la formación a lo largo de esos 10 años (el lenguaje, el canto, la poesía, la coordinación y el resto), así que las cosas tales como la coordinación, la educación, y el habla son muy, muy avanzadas en comparación con un ser humano. Aprenden a hablar después del primer año y así sucesivamente.




Hay un delicado equilibrio entre la capacidad determinada por los factores ambientales, y la capacidad determinada por la madurez del cuerpo. Los bebés elfos en las primeras cinco décadas de su vida son muy vulnerables, muy desarrollados e inteligentes totalmente, pero en un cuerpo indefenso y pequeño. Están estrictamente protegidos y criados en un entorno altamente protegido, y nunca se dejan escapar fuera de la sociedad de los elfos.





En cuanto a la percepción del transcurso del tiempo, un día a un elfo es un día para un ser humano. Llevan en las rutinas del día, igual que los seres humanos.Debido a que han alargado la vida, no sienten la necesidad de dedicarse demasiado a nada en particular. Tienen todo el tiempo del mundo para estudiar, formarse. Así que si un elfo pone cinco años en estudiar un oficio, aprende lo mismo que un ser humano que en cinco años.Simplemente no sienten la necesidad de concentrar sus esfuerzos en una sola cosa. Tienen todo el tiempo del mundo para volver a ella. Esta es también la razón por la cual muchas culturas perciben a los elfos como superfluas, porque la mayoría de ellos toman parte en el disfrute de las artes y la poesía.









domingo, 14 de noviembre de 2010

Odín, El Padre Todopoderoso



Odín es un espíritu poderoso, pues en el pasado gobernaba con fuerza y sabiduría sobre los dioses nórdicos. Estos incluían al asombroso Aesir, que habitaba en Argard. Odín reside en la bóveda del cielo y cabalga por ella en su corcel de ocho patas, Slepnir, al tiempo que lidera la “Cacería Salvaje”.


La Cacería Salvaje es un cabalgata de espíritus  ( las almas de los muertos que se lleva la tormenta) y existen muchas versiones de la misma, encabezadas por diferentes figuras: una de ellas por el señor del Ultramundo, Gwyn ap Nudd, que dirige las almas de los muertos y un montón de demonios hasta los mundos subterráneos. Se cuenta que Gwyn ap Nudd mora junto a Glastonbury Tor, en el sur de Inglaterra. En la década de 1940 se oyó la Cacería Salvaje no lejos de Taunton, en Halloween. Sin embargo, hay quien dice haberla visto y oído en muchos lugares. Podría tratarse de un jabalí o de un caballo mágico, o de las damas del Musgo, espíritus que transportan la esencia de las hojas de otoño caídas de los árboles. Hay muchas historias sobre la Cacería Salvaje en el folclore europeo, - por ejemplo en Fontainebleau (Francia), justo antes de la Revolución – y le destino de sus testigos solía ser la muerte.


Se decía que Odín prefería cabalgar entre los días de Navidad y la Duodécima Noche; los paisanos se preocupaban entonces de deja la última medida de grano como ofrenda de comida pasa Sleipnir. Aunque era un dios de batalla, Odín también fue famoso por su sabiduría. Tiene a dos cuervos como mascotas: Hugin, que significa “pensamiento”, y Munin, que significa “memoria”. Los cuervos vuelan por el cielo todos los días recogiendo información de cerca y de lejos. Regresan de noche para posarse en los hombros de Odín, sentado en su trono aéreo, y le susurran las noticias que han visto. Odín va vestido de azul con rayas grises reflejando el cielo, su hogar. 
 


A sus pies están sentados Geri y Frecki, sus sagrados perros de caza, a los que le da de comer de su propia comida, pues este espíritu del aire vive de ideas y no necesita de ningún alimento sólido.
Odín obtuvo el don de la sabiduría en la fuente de Mimir, cuyas profundidades le revelaron todas las cosas. Los guardianes del pozo le pidieron uno de sus ojos como pago por este regalo, así que Odín se lo arrancó de la cabeza y lo lanzó a las aguas del pozo, donde sigue reluciendo a día de hoy. El ojo que le queda simboliza el Sol. Como recibió el don de poder verlo todo, Odín siempre está melancólico, pues sabe que todas las cosas pasan, incluso los tiempos de los de su especie. Unas de las historias más conocidas de Odín tiene que ver con las Runas. Se trata de un “descubrimiento”, más que de una invención, pues las Runas son símbolos mágicos que aportan una sabiduría inherente a la creación.



Y son un alfabeto, por lo que vinculan a Odín con la escritura y la comunicación. Odín se colgó durante nueve día y nueve noches de Yggdrasil, un poderoso árbol sagrado que creció con raíces en el Ultramundo, tronco en el mundo del Medio y ramas en el mundo de los dioses. Mientras Odín colgaba suspendido de un abismo, entró en un trance que le otorgó más poderes psíquicos.
La reina de este espíritu celeste es Frigga, señora de la recompensa de la Tierra y patrona de la cultura y del amor conyugal. Frigga también es un hada, coronada con plumas de garza y vestida de blanco brillante. Es un espíritu de nube y puede verlo todo desde su trono celestial.



En otra aventura, Odín tuvo el don de la poesía, al convertirse en serpiente y entrar en una montaña mágica, en cuya bóveda estaba guardada la preciosa Aguamiel de la Inspiración. Odín sedujo a la guardiana del Aguamiel, la bella Gunlod, para que le diese un trago de la maravillosa bebida. Después, enriquecido, volvió volando al mundo de los dioses, en Asgard. Odín, por tanto, tiene una forma modificable, y es un espíritu que otorga a los humanos los atributos de la elocuencia, la poesía y la sabiduría. Es un dios de la comunicación, la expresión personal y el pensamiento claro. Odín puedo otorgarnos el don de pensar lo impensable y puede hacernos cambiar de idea, no por capricho, sino como resultado de abrirnos las perspectivas. También es un dios de los muertos, y muestra que la muerte no es más que el paso de un estado a otro, una mera progresión de sabiduría y experiencia. Búscale cuando el viento salvaje sople e la medianoche, y escucha la llamada de sus cuervos en lo profundo de tu alma.



domingo, 7 de noviembre de 2010

Hadas Malvadas



Bobo de Abadía


Hada Malvada que aparecía en las abadías, y tentaba a los monjes a ser lujuriosos y lascivos. Residía principalmente en la bodega.



Boggart


Hada parecida a los brownie tipo poltergeits



Devorador de articulaciones


Hada que se sienta junto a su victima a compartir su comida. Aunque la persona coma mucho, seguirá pálida y delgada.



Hada Ganconer


Es un duende irlandés, habla siempre del amor, lleva una pipa en su boca, se mueve por bosques y valles contando sus amores a las doncellas, pastoras o lecheras,  les hace el amor y luego las convierte en pinos. Se consideró muy mala suerte encontrarse con él, ya que era conocido por haber arruinado su fortuna por la devoción al bello sexo.


Perro Negro


Esta hada aparece en muchas partes. Tiene poderes sobrenaturales y puede ser un fantasma humano.



Kludde


Hada belga que cambia de forma y ataca al amanecer y al atardecer. Puede imitar el aspecto de un gato negro, de un perro negro o de una serpiente.



Ben Sidhe


Espíritu irlandés de la muerte que llora cuando alguien auténticamente irlandés está a punto de morir. Va vestido de gris y verde, tiene los ojos rojos de llorar y el pelo ondulado.



Cailleach Bera


Gigantesca hada bruja irlandesa.



Phooka


Bestia-bogey irlandesa que suele aparecer sobre un caballo feo.



Aguana


Hadas italianas y austriacas que cambian de aspecto; son hermosas y su voz es encantadora, pero tiene pies de cabra. Protege los arroyos y ahogan a quien las dañe.



Eudluittle


Este hada proviene de Suiza y del norte de Italia, aporta fertilidad, pero secuestra bebés humanos. Es muy oscura y tiene pies de pato.



Hu Hsien


Malvadas hadas zorro chinas, que pueden cambiar su forma, son inmortales.



Brag


Malvado goblin de los condados del norte de Inglaterra que suele convertirse en caballo, quién lo monta lo mata.


Derrick


Hada enana de Devon, bastante malvada.


Dobby


Hobgoblin malvado de Yorkshire y Lancanshire.



Grindlylow


Demonio acuático de Yorkshire, que merodea en estanques de agua empantanada para ahogar a los niños.


La Negra Annis


Bruja de Leicestershire, probablemente sea una diosa entronada demonizada.



Yallery Brown


Hada mala de Fens que trae mala suerte.



Alp


Hada alemana que provoca pesadillas sentándose en el pecho de la persona que duerme.


Baba Yaga


Hada bruja rusa que vive en una casa mágica y que camina sobre patas de gallina. Recompensa a los buenos, pero puede comerse a quien le desagrade.



Aelf


Forma escandinava de “elfo”, espíritu de la naturaleza que a veces provoca enfermedades.


Capucha roja


Goblin malvado de los condados de Border; vivía en castillos en ruinas que habían sido escenario de alguna maldad y teñía su capucha con sangre humana.


Each Uisge


Caballo de agua de las Highlands-Escocia, de la especie más malvada, aparecen en lagos y mares.


Hombres azules del Minch


Estas hada aparecen en el estrecho, entre las islas de Long Islands y Shiant Islands, y provocan naufragios.


Silky


Hada hembra de los Borders, que viste una seda crujiente y aterroriza a los criados cuando realizan tareas domésticas.


Slaugh


Es el anfitrión escocés de los muertos no perdonados; se le considera el hada más siniestra de todas, y podemos percibirlo en el aire, alrededor de la medianoche.


Unseelie Court


Hada malvada escocesa.
 



Entradas populares