COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

sábado, 26 de febrero de 2011

Elfos Artísticos




Los elfos con su magia venida de los dioses se comportan con la Naturaleza generosamente la cuidan, miman y protegen.



Está elfa descansa tras un día de trabajo, intenta relajar su cuerpo y ofrecer a los demás siempre amabilidad, serenidad, belleza, generosidad y símpatia, transmitiendo alegría constantemente.




Una elfa guerrera lucha ante la adversidad de los hombres, no hay rival que la gane en combate, no hay lucha perdida, porque su lucha siempre es por una buena causa, defender a la Naturaleza de todo mal o peligro.


Un elfo jovencito jugando con una tierna y apacible mariposa, con toda la belleza y esplendor de la magia que poseen hacen de su juego, un torbellino de colores, paz y mucha alegría.




Preciosa elfa con su carácteristico vestir, su pelo largo, sus rasgos y sus abalorios, para resaltar esa belleza tan natural que adquieren de sus dones y magia.




Bella elfa posando con gracia con la apariencia siempre hermosa, mezclando sus atributos con los de la Madre Naturaleza, casi se confunde en su mezcla.



Niño elfo empezando a descubrir los grandes tesoros que esconde la protectora y maestra que le enseñará todo lo que tiene que saber en un futuro y conocimientos que esconde la Madre Tierra.



Bien pudiera ser una reina elfa, por su gran belleza y señorio cual criatura celestial, llena de sabiduría para poder interpretar las necesidades de su pueblo.



Elfa que confunde su hermosura con la Madre Tierra, le proporciona una gran belleza en todo su esplendor para ser conquistada de amor.




Un bello elfo con el reino animal sus grandes amigos, son muy semejantes al ser humano en apariencia aunque su orejas puntiagudas delatan sus raices con su Madre Tierra, gran conquistador de su especie.




© 2011 Rosana Martí


domingo, 20 de febrero de 2011

Selene y Endimión





Selene es la personificación de la Luna. Es hija de los titanes Hiperión y Tía, y hermana de Helios, el Sol, y de Eos, la Aurora. Se la representaba como una mujer joven y hermosa, que recorría el cielo en un carruaje de plata tirado por dos caballos.



Endimión un pastor de Caria. Había ocupado el trono de Elida, pero luego de ser destronado, buscó refugio en el monte Lamos, dedicándose al campo y a los astros, enamorándose de la Luna, la única compañía además de la soledad. Todas las noches la contemplaba y se quedaba dormido en la cueva, otras noches salía fuera la contemplaba desnudo y se quedaba dormido.



Selene sintió curiosidad por saber que era lo que admiraba tanto de ella aquel ser que la observaba desde la tierra, y bajó para verlo, ahí sintió un amor tan profundo por él, que lo amó como nunca antes había amado. La diosa ignoraba la fascinación del pastor hacia ella, y él tampoco sabía que durante sus sueños se volvía objeto de amor de la diosa. Hasta que una noche Endimión despertó en pleno amor y se enteró de que era el amante de la diosa. Ambos se confesaron su amor secreto y la felicidad los envolvió.




Pero entonces entró un temor en él, ya que había pasado el tiempo y su cuerpo comenzaba a marchitarse. Le pidió a Selene que le concediera juventud eterna con su poder divino. Ella recurrió a Zeus y éste decidió que Endimión no sufriría el paso del tiempo mientras estuviese dormido; sólo envejecería durante la vigilia.



Endimión le hizo prometer a Selene que lo acompañase siempre cuando él durmiera. De ese modo, él no envejecería y siempre que se despertaría feliz. Pero entonces, cuando estuviese despierto, ella no estaría.
De este amor nacieron cincuenta hijas, y varias versiones también dicen que Naxo era hijo de Selene y de Endimión, el héroe de la isla de Naxos. No se conoció ni explicó un final para ninguno de los dos amantes. El mito hace creer que Selene y Endimión continúan amándose en silencio en algún rincón remoto de la tierra.




miércoles, 16 de febrero de 2011

Dioses del Amor




AFRODITA: diosa griega del amor y la belleza, hija de Zeus y Dione. Se casó con Hefesto el dios del fuego y el más poco agraciados de los dioses del Olimpo. Aunque Afrodita no le fue fiel, y tuvo numerosos amantes, entre los más famosos se encuentra Adonis, del que tomó parte en su nacimiento hijo de Cíniras y su propia hija Mirra, que se disfrazó para poder concebir a Adonis. Afrodita nunca fue niña ya que nació de la espuma del mar siendo adulta.


EROS: Dios del amor, la sexualidad y la fertilidad. Hijo de Afrodita y Ares. Es una deidad primordial que encarna no sólo la fuerza del amor erótico sino también el impulso creativo de la siempre floreciente naturaleza, la Luz primigenia que es responsable de la creación y el orden de todas las cosas en el cosmos.


VENUS: Diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad. Hija de Júpiter y Dione. Se casó con Vulcano, pero tuvo a Cupido con Marte.

 

CUPIDO: Dios del amor hijo de Venus y Marte. Es uno de los símbolos de San Valentín, se le conoce como un niño alado y armado con arco y flechas que son disparadas a dioses y humanos.



ANGUS MAC OG: Dios Celta del amor, de la juventud y la belleza, perteneciente a Tuatha de Dannan, vencido por los milesios y convertido en la gente de Sidhe, que vive en la termiteras. Era hijo de Dagda, el “Buen Dios”, que vivía en Brug na Boinne.

 

AINÉ: Diosa celta del amor, convertida en hada. Poseía una silla de piedra que recibía el nombre de “ Cathair Ainé”. Aquel que se sentara en ella corría el peligro de perder el juicio, y el que se llegaba a sentar tres veces perdía la razón por siempre. Tiene poder sobre todo el cuerpo y concede el don de la poesía y la música. No se le debe ahuyentar, ya que es muy vengativa.
 


KAMADEVA: Dios hindú del amor. Se representa como un dios joven con la piel roja o verde, cubierto con ornamentos y flores, armados con un arco de la caña de azúcar. Era hijo del dios Brahmā (creador del universo).



LAKSMI: Diosa hindú del amor, la felicidad, la fortuna y la belleza, de la flor de Loto y la fertilidad muy adorada en la India.



MANMADIN: Dios hindú del amor. Hijo de Visnú y Laksmi. Armado de arco y flechas y cabalgando un papagayo hembra.



SAIZHOU: Dios chino del amor, al que se encomendaban los amores ilícitos en la zona del sureste. Se considera que fue un personaje histórico en la dinastía Tang, que llegó a Xian y posteriormente a Luoyang desde la Ruta de la Seda, En su mano llevaba una rama de sauce, con la que señaló a los lugareños la situación de un antiguo templo. Estos excavaron y efectivamente encontraron un Buda de oro.




KWAN YIN: Diosa china del amor, la misericordia y para los tibetanos también diosa de la compasión. Por su exquisita dulzura se incorpora en todos sus ayudantes celestiales y hasta en los estudiantes de la enseñanza, es un profundo y verdadero sentimiento dentro del corazón y no una superficial expresión de bondad y amor.



HATHOR: Diosa egipcia del amor, del deseo, la sexualidad y el placer. A menudo representada como una fértil y cósmica vaca. Su culto incluía la prostitución sagrada.



TLACÚLTETL: Diosa azteca del amor, la belleza y la sensualidad.



TIACAPAN: Diosa mejicana de los placeres del amor.




MENAHUNE: Diosa hawaiana, convertida en hada, que porta un pequeño arco y flechas que lanza a los enamorados que se enfadan, para que vuelvan a amarse.



AIZEN-MYO: Dios japonés del amor, se le representa con tres ojos y seis brazos.







sábado, 12 de febrero de 2011

La Leyenda de Cupido y Psique




En una ciudad de Grecia había un rey y una reina que tenían tres hijas. Las dos primeras eran hermosas. Para ensalzar la belleza de la tercera, llamada Psique, no es posible hallar palabras en el lenguaje humano. Tan hermosa era que sus conciudadanos, y un buen número de extranjeros, acudían a admirarla. Incluso dieron en compararla a la propia Venus, y no advirtieron que, al descuidar los ritos debidos a esta diosa, tal vez estaban atrayendo sobre la bella y bondadosa joven un destino funesto.

 

Venus, la diosa que está en el origen de todos los seres, herida en su orgullo, encargó a su hijo Cupido: "Haz que Psique se enamore perdidamente del más horrendo de los monstruos" y, dicho esto, se sumergió en el mar con su cortejo de nereides y delfines.
Psique, con el correr del tiempo, fue conociendo el precio amargo de su hermosura. Sus hermanas mayores se habían casado ya, pero nadie se había atrevido a pedir su mano: al fin y al cabo, la admiración es vecina del temor...



Sus padres consultaron entonces al oráculo: "A lo más alto ¬contestó¬ la llevarás del monte, donde la desposará un ser ante el que tiembla el mismo Júpiter". El corazón de los reyes se heló, y donde antes hubo alabanzas, todo fueron lágrimas por la suerte fatal de la bella Psique. Ella, sin embargo, avanzó decidida al encuentro de la desdicha.
Sobre un lecho de roca quedó muerta de miedo Psique, en lo alto del monte, mientras el fúnebre cortejo nupcial se retiraba. En estas que se levantó un viento, se la llevó en volandas y la depositó suavemente en una pradera cuajada de flores. Tras el estupor inicial Psique se adormeció.
 

Al despertar, la joven vio junto al prado una fuente, y más allá un palacio. Entró en él y quedó asombrada por la factura del edificio y sus estancias; su asombro creció cuando unas voces angélicales la invitaron a comer de espléndidos platos y a acostarse en un lecho. Cayó entonces la noche, y en la oscuridad sintió Psique un rumor. Pronto supo que su secreto marido se había deslizado junto a ella. La hizo suya, y partió antes del amanecer.



Pasaron los días por la soledad de Psique, y con ellos sus noches de placer. En una ocasión su desconocido marido le advirtió: "Psique, tus hermanas querrán perderte y acabar con nuestra dicha". "Mas añoro mucho su compañía ¬dijo ella entre sollozos¬. Te amo apasionadamente, pero querría ver de nuevo a los de mi sangre". "Sea ", contestó el marido, y al amanecer se escurrió una vez más de entre sus brazos.



De día aparecieron junto a palacio sus hermanas y le preguntaron, envidiosas, quién era su rico marido. Ella titubeó, dijo que un apuesto joven que ese día andaba de caza y, para callar su curiosidad, las colmó de joyas. Poco antes de que anocheciera, Psique tranquilizó a sus hermanas y las despidió hasta otra ocasión.
Con el tiempo, y como no podía ser de otra forma, Psique quedó encinta. Pidió entonces a su marido que hiciera llegar a sus hermanas de nuevo, ya que quería compartir con ellas su alegría. Él rezongó pero, tras cruzar parecidas razones, acabó accediendo.



Al día siguiente llegaron junto a palacio sus hermanas. Felicitaron a Psique, la llenaron de besos y de nuevo le preguntaron por su marido. "Está de viaje, es un rico mercader..." Psique se sonrojó, bajó la cabeza y acabó reconociendo lo poco que conocía de él, aparte de la dulzura de su voz y la humedad de sus besos... "Tiene que ser un monstruo ", dijeron ellas, aparentemente horrorizadas, "la serpiente de la que nos han hablado. Has de hacer, Psique, lo que te digamos o acabará por devorarte". Y la ingenua Psique asintió.
"Cuando esté dormido ¬dijeron las hermanas¬, coge una lámpara y este cuchillo y córtale la cabeza". Enseguida partieron, y dejaron sumida a Psique en un mar de turbaciones. Pero cayó la noche, llegó con ella el amor que acostumbraba y, tras el amor, el sueño.



La curiosidad y el miedo tiraban de Psique, que se revolvía entre las sábanas. Decidida a enfrentar al destino, sacó por fin de bajo la cama el cuchillo y una lámpara de aceite. La encendió y la acercó despacio al rostro de su amor dormido. Era... el propio dios Cupido, joven y esplendoroso: unos mechones dorados acariciaban sus mejillas, en el suelo el carcaj con sus flechas. La propia lámpara se avivó de admiración; la lámpara, sí, y una gota encendida de su aceite cayó sobre el hombro del dios, que despertó sobresaltado.



Eso le valió el castigo de ser abandonada por Cupido, quien con tristeza se despidió diciéndole: "El Amor no puede vivir sin confianza". Expulsada del castillo, la arrepentida princesa recorrió el mundo en busca de su amado, superando una serie de desafíos cada vez más difíciles y peligrosos impuestos por Venus.
Como última instrucción le dio una pequeña caja indicándole que la llevara al inframundo. Tenía que llevar un poco de belleza a Proserpina la esposa de Plutón. Se le advirtió también que por ningún motivo debía abrir la caja.




Psique se alistó para el viaje y durante el se enfrentó a varios peligros que fueron superados gracias a los consejos dados, sin embargo la curiosidad por abrir la caja la venció así que lo hizo y al momento cayó en un profundo sueño que parecía la muerte.
Cupido al encontrarla, le retiró el sueño mortal de su cuerpo y lo puso de nuevo en la caja. Finalmente la perdonó al igual que Venus.
Fue tanto lo que ella luchó que finalmente los dioses conmovidos por el amor de Psique hacia Cupido, la convirtieron en una diosa para que pudiera reunirse con su amado.



Felizmente Cupido y Psique: El Amor y el Alma, se unieron tras duras pruebas. De esta unión nació una hija llamada Voluptas cuyo nombre significa "Placer", de donde derivan palabras como voluptuosidad.
A partir de la historia de estos dos personajes el amor ha sido simbolizado por dos corazones atravesados por una flecha. 

sábado, 5 de febrero de 2011

La Varita Mágica De Las Hadas



Algunas hadas tienen que utilizar las varitas mágicas, entre ellas las Hadas Madrinas, la llevan para utilizarla en algunos de sus ritos mágicos, sin ella es imposible realizarlos. Estás varitas están hechas del los árboles del avellano o el nogal, que no hayan sido plantados por manos humanas, hay que esperar en un domingo de junio situados entre los días 2 al 30 para coger una ramita, el día elegido es necesario contemplar la salida del Sol donde esté el árbol, con un cuchillo con el mango blanco cortamos una rama, (si es posible recta y sin ningún nudo). Mientras se pronuncia solemnemente la siguiente invocación:



Os conjuro, poderosos genios,
a que tengáis compasión de mí
en esta hora y confiráis fuerza
y virtudes a esa varita; os ruego,
oh, a todos vosotros,
grandes entre los grandes,
que la enriquezcáis
con la sabiduría de Salomón
y la fuerza de Sansón y de David,
para que me sea permitido
por vuestra mediación,
gracias a las virtudes
que conferiréis a la varita,
descubrir tesoros,
diamantes de la primera agua
y hacer todo aquello que deseo hacer.





A continuación, se parte la rama en 3 partes iguales y, una vez en casa, se calienta uno de los trozos en el fuego y se le quita la corteza con el mismo cuchillo de mango blanco. Posteriormente se sumerge en el agua de un riachuelo mientras se pronuncian estas palabras:


Oh, varita de raras virtudes,
más preciosa que el oro,
me harás descubrir tesoros
y siempre me serás de
gran utilidad.


Después se perfuma la varita con aceites esenciales de rosa y se guarda cuidadosamente en un cofre de cristal tallado; esto es muy importante porque en caso de no hacerlo la varita perderá poderes.
Los dos trozos de madera que no se han utilizado se deben enterrar en un cementerio justo a medianoche y, si es posible, se echará encima trigo, que con el tiempo, se mezclará con las artigas que vayan creciendo.



La varita mágica tiene poderes para transformar, aparecer y desaparecer cosas. Es utilizada por algunas hadas, magos y otros seres los cuales la necesiten para sus ritos y hechizos con unos movimientos mágicos que la hacen increíblemente poderosa, mientras se pronuncian unas palabras mágicas para acompañarla.




Las varitas tienen tanta sensibilidad que pueden realizar ellas solas, cualquier acción que crean conveniente. En el caso de las brujas o magos si son vencidos por otros magos o brujas, la varita podrá cambiar de alianza, ya que ella misma una vez construida puede decidir con quién quedarse, normalmente ellas eligen a su mago o bruja. En el caso de las hadas la varita permanecerá a su lado, siempre y cuando el hada no prescinda de ella.

 
 
 
 

Entradas populares