COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

martes, 16 de agosto de 2011

Quiénes Son Las Nixas



Las Nixas y las Nereidas son espíritus del los mares de género femenino. Junto con las Oceánidas, velan y cuidan el agua salada. Las Nixas son seres que conocemos con el nombre de sirenas, sólo que en Escandinavia y Norte de Alemania se las llama Havfrue o Watermöme; sus hijos reciben el nombre de Marmaeler.

 

En Holanda se llaman Meerminnen, en Inglaterra Mermaids, en Irlanda Mara-Wara y en Escocia reciben el nombre de Daoine- Mara. Son doncellas acuáticas de encantadora belleza y las suele representar como encantadores mujeres humanas con cola de pez. Su piel y su larga cabellera brillan en todos los colores, a excepción del blanco y el gris.


Se las considera solícitas, juguetonas y les gusta pasar el día soñando. Les gusta mucho sentarse en las rocas junto a la orilla del mar, donde peinan sus largos cabellos y les encanta adornarse con los tesoros del mar. Su profundo amor y apego es el agua les otorga una atractiva aura.



Les encanta la gente alegre, especialmente los niños que se divierten en el agua. Las conchas perforadas y los trocitos de coral son un obsequio de las Nixas y ayudan a curar y proteger los sentimientos. Aunque pertenecen al elemento agua, estando las Nixas no tan vinculadas al agua físicamente como a la forma energética del elemento salado.


Viven en los mundos y reinos bajo el agua, principalmente en aguas salinas, aunque hay algunas excepciones, entras ellas las desembocaduras de los ríos que van a parar al mar; a pantanos y de vez en cuando también a pozos profundos. Se ocupan con todo su cariño de las plantas acuáticas, corales y conchas, cuidan los minerales y a los delicados animales acuáticos.


Dedican una especial atención a los tesoros de su reino- como pueden ser las perlas-. Su tarea consiste en conducir las corrientes vitales de los mundos bajo el agua, cometido para el que son instruidas por los ángeles. Si las Nixas consiguen permiso para hacerlo, llevan a forasteros al mundo bajo las aguas, rescatan de vez en cuando a ahogados, llevándoles consigo durante largos recorridos hasta llegar a tierra firme.


La Nereidas, por el contrario, giran alrededor de los moribundos, envolviéndoles en una hermosa luz para ayudarles en su transición. A veces llevan también a buceadores hasta tesoros que se encuentran ocultos en las profundidades del mar. Las Nereidas prefieren permanecer en las profundidades marinas; las Nixas por el contrario salen a menudo a la superficie y allí realizan saltos como los delfines para catapultarse fuera del agua.


Este espectáculo parece un juego alegre y gracioso entre las Nixas pero también tiene un propósito: a través de sus juguetones y rítmicos movimientos, tan semejantes a una danza, mezclan aire, luz, sal y agua, distribuyen la energía del agua en el espacio, y energetizan de esta manera las aguas y la zona de los alrededores.


Ésta es la razón por la que los paisajes que se encuentran cerca de extensas zonas de agua ejercen un efecto curativo sobre las personas. Durante su danza, las Nixas irradian tal felicidad que se transmite a las personas y especialmente a los niños que se encuentran en sus alrededores. Las Nixas son, sin embargo, muy espantadizas y desaparecen rápidamente cuando se dan cuenta que alguien las observa.


jueves, 11 de agosto de 2011

Clases De Ninfas



Extenso grupo de encantadores seres de la naturaleza de género femenino, que se ocupan del agua, – en particular del agua dulce – en todas sus variantes y formas. Las Oceánidas y las Nereidas son las que se encargan de cuidar el agua salada. Las Ninfas tienen el aspecto de mujeres jóvenes y hermosas.

 

Muestran su seductor encanto, aunque jamás satisfacen los deseos que han despertado. A todos los dioses, hombre y espíritus les encantan perseguir a las Ninfas, ya que éstas les atraen con su encanto natural. Bailan sobre fuentes subterráneas, viven a lo largo de las orillas del río, regulan el equilibrio hídrico de los árboles, cuidan el agua de las profundidades de las montañas y cuevas, conducen la lluvia, revitalizan los mares…


El deber de las Ninfas consiste en depurar el agua y recargarla energéticamente con la luz cósmica para que siga siendo fuente de vida, habitable, curativa y refrescante. Cuando las Ninfas abandonan un lugar se agota la fuerza que allí tiene agua para pasar a convertirse en aguas estancadas y muertas. Las Ninfas llenan el agua con su luz y amor. Según cual sea su espacio vital, se diferencian distintas clases de ninfas:


Hamadríades y Dríades: Del griego drys “árbol, roble”. Ninfas que habitan en los árboles y arbustos y que regulan su equilibrio hídrico. A estas Ninfas pertenecen también las Alseides, las Ninfas de los bosques, que revitalizan el bosque y conducen las aguas subterráneas, como por ejemplo las vetas de agua. Las Dríades son representadas como hermosas muchachas de ropa ligera de color blanco o verde. Aman a los árboles sobre todas las cosas los protegen y mueren con ellos.


Nereidas: Hijas de Nereo, el Viejo del Mar; un grupo de cincuenta Ninfas marinas que son las patronas de aquellos que están en peligro de zozobrar en el mar y que, en alegres ocasiones, regocijan a los marineros con juegos. Son espíritus marinos conjuntamente con las Nixas son los seres que conocemos como sirenas.



























Las Nereidas tienen ojos de color miel y sus vestidos son amarillo oro. Habitan en grutas de brillante plata en el fondo del mar. Las Nereidas no siempre son simpáticas con los humanos, si las molestas mientras comen al mediodía te castigan con hipo, acidez o dolor de estómago.


Si alguien las acecha mientras se bañan, les dejan ciegos y aquel que osa hablarles le hacen enmudecer. Según la mitología griega, una persona a sufrido una de estas afecciones puede calmar de nuevo a las Nereidas si, una semana después del sacrilegio cometido, les llevan a la misma hora del día una olla con miel.


Oceánidas: Del Latín oceanus “mar, océano”. Ninfas de los océanos y de los ríos que dirigen a los seres marinos secundarios. A este grupo pertenecen, por ejemplo, las Ninfas de los ríos Eurínome, Electra, Iris, Metis, Nike y Tique.


Danaides: Las cincuenta hijas del rey de Danaos de Argos; Ninfas que originariamente eran veneradas como guardianas de las fuentes y de los ríos. En principio, debían contraer matrimonio con los cincuenta hijos del rey Aigyptos, pero los asesinaron durante la noche de bodas. Por ello se las desterró al Inframundo, donde por toda la eternidad sacan agua de un barril sin fondo y cuidan del agua de unas jarras hechas añicos.


Pléyades: Las siete hijas del gigante Atlas; Ninfas que forman el grupo de las “Pléyades” en la constelación de Tauro. Pueden verse en el firmamento desde mediados de mayo hasta finales de octubre. Su salida anuncia el principio, y su salida el fin de la estación durante la que los mares son navegables.


Las hijas de Atlas fueron en antaño perseguidas por el cazador Orión, loco de amor, junto con sus perros de caza Sirius y Procyson. Para proteger a las muchachas y castigar al cazador, Zeus los trasladó a todos al firmamento como constelaciones, donde la caza está condenada al fracaso por toda la eternidad: Orión aparece en el firmamento una vez que las Pléyades han desaparecido.



Náyades: Ninfas de las aguas continentales. A estas Ninfas pertenecen las ninfas de las fuentes, de los arroyos y praderas, de las islas y las de los otros países.




 

lunes, 8 de agosto de 2011

Quienes Son Las Ondinas



Espíritus acuáticos femeninos. Son los seres elementales, responsables y guardianes del elemento Agua sobre la tierra. Mantienen un estrecho contacto con la fuerza de la Luna. Las Ondinas están ligadas a todas las formas del agua sin excepción, incluida la energética.

 

Lo mismo en ríos, charcas, estanques, océanos, que en el equilibrio hídrico de los minerales, plantas, animales o seres humanos, ya sea en agua dulce que salada, en cada ola, en el más pequeño movimiento del agua, vive una Ondina. Cabalgan sobre las olas del océano y reposan en grutas rocosas donde los helechos trepan, las flores florecen y el musgo les ofrece un blando colchón.


Se las puede encontrar tanto en zonas pantanosas como en ríos y lagos de la superficie o subterráneos. Se Encuentran en las gotas de la lluvia, en el granizo, cristales de hielo y copos de nieve, en el hielo, niebla, rocío y en el vapor del agua; tanto en agua fría o que hierva a borbotones.


Las Ondinas son garbosas criaturas creadas a partir de la fina sustancia del éter del agua. Son pequeñas poseen a veces alas y permanecen cerca de las flores que crecen en pantanos, ciénagas, junto a lagos y arroyos y dejan que las corrientes de agua suban y bajen.


Las Ondinas con frecuencia se parecen a jirones de niebla. Está impresión viene provocada por sus vestidos, hechos de una sustancia plateada y reluciente que parece agua y que resplandece en todos los colores, pero principalmente en tonos verdes y a veces también de magenta o violeta.


Como todas las criaturas de La Madre Naturaleza tienen también acceso al elemento Agua en los seres humanos. Velan por el líquido amniótico en el que el embrión nada dentro del cuerpo de la madre; cuidan de las lágrimas y de otros fluidos corporales entre los que se encuentra también la sangre.


Las Ondinas tienen también acceso al mundo de los sentidos, de la fuerza intuitiva y a las corrientes espirituales. Las emociones de cualquier tipo atraen a los espíritus acuáticos en grupos, y pueden provocar confusión y toda una tormenta emocional. El único poder capaz de aplacar estas tormentas emocionales es un amor equilibrado y que irradie tranquilidad.


Bajo el brillo de los rayos del amor, las Ondinas originan armónicos, pacíficos y suaves movimientos del agua. Estos seres del agua están totalmente dispuestos a colaborar con los seres humanos; sin embargo sólo les aceptan cuando éste sabe cómo manejarlas.


Pueden tener un temperamento excitable que junto a personas que no saben cómo controlar sus emociones y que dan rienda suelta a sus pasiones, los ánimos internos se caldean tanto que pueden producir daños, sufrimientos y violencia. Cuando las Ondinas se deslizan tranquilamente por sus aguas, las corrientes marinas son conducidas tranquilamente y se produce un campo de sensaciones equilibrado y tranquilo en el que puede darse mucho bien.




miércoles, 3 de agosto de 2011

Musas



Llámalas de inmediato si las necesitas, acudirán encantadas para instruirte. Erato le da alas a la poesía amorosa, vistiendo la delicadeza de la visión del amor. La música de la flauta de Euterpe te traslada y su poesía te regala pura felicidad. Calíope hace que posen las acciones de los héroes y escoge las palabras de acuerdo a la norma divina. Clío rige la ciencia de la historia, que crea con sabio compromiso.


Melpómene logra la fuerza de la tragedia, expresa profundamente los sentimientos humanos. Polimnia embriaga con el esplendor de su música, produce todas las piezas musicales y de baile. Terpsícore le arrebata a las cuerdas dulces cánticos, siete tonos traídos en armónicos sonidos. Talía se burla de las debilidades humanas y con una sonrisa nos pone delante el espejo. Urania reina en las cósmicas esferas, para enseñarnos, a través de la astronomía, el curso de las estrellas. Así pues, las Musas protegen las artes y las mantienen puras; las envían aquellos que se quedan tranquilamente en un sitio.


Besan a los hombres en la mejilla y de esta manera les envían la nueva fuerza que establece nuevos caminos para la creación. Así que déjate tocar por su ser y seguro se te ocurre algo. Zeus, el padre de todos los dioses, engendró nueve hijas con la Titania Mnemosina. Éstas se entretenían con música, arte y baile de este modo alegraban a todos los dioses y diosas. Finalmente se convertirían en las Musas, diosas protectoras pertenecientes al Reino del Aire cuyo cometido consiste en la difusión de inspiración, entusiasmo e inventiva.
 

Atienden a todo aquél que se dedica a actividades intelectuales y artísticas de todo tipo. Aquel que recibe el beso de las Musas nota cómo fluye a través suyo una corriente inagotable de creatividad, que se renueva eternamente. A ellas se atribuyen la música, las ciencias superiores, el teatro, la poesía lírica y el arte del discurso, entre otros. Las Musas se sienten como en casa en todos aquellos lugares donde sus actividades encuentran resonancia.


Se considera sede de las Musas las montañas del Helicón en Beocia y el monte Parnaso en Grecia. El templo de las musas era antiguamente el museo. Por ser su lugar de nacimiento el Pireo, a los pies del la cara norte del Olimpo, las Musas reciben también el nombre de Pieridias. También se las conoce por el nombre de Pegásidas, el pueblo del caballo sagrado Pegaso. De un golpe de uno de sus cascos creó para ellas el manantial Hipocreno en el sagrado monte Helicón. De este manantial brotaba el agua pura y cristalina de una fuente de montaña inagotable, donde las Musas extraen todo su entusiasmo.


Con este poder despiertan en las personas el entusiasmo por las bellas artes. Las nueve musas son: Calíope “la de armoniosa belleza” y musa de la poesía épica, cuyos atributos son la tablilla de cera y el estilete; Melpómene “la que canta”, musa de la poesía trágica (tragedia); Talía “la que florece”, musa de la poesía cósmica, su atributo es la máscara de la comedia,; Euterpe “la que deleita”, musa de la poesía lírica, su atributo es el aulos, la flauta doble;


Terpsícore “la que deleita con su danza”, su atributo es la lira; Erato “la amorosa”, musa de la poesía amorosa, su atributo es un instrumento de cuerda; Polimnia “la rica en himnos”, musa de la poesía en himnos; Clío “la que elogia”, musa de la escritura histórica, sus atributos son el rollo de papiro y el estilete; Urania “la celestial”, musa de las noticias de las estrellas y de la astrología, sus atributos son la esfera celestial y el puntero.

Entradas populares