COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

miércoles, 16 de mayo de 2012

Animales Mágicos El Perro




Perteneciente al Reina Mágico de los animales. El perro es un tipo muy común y, desde tiempos inmemorables, ha sido compañero de los seres humanos. Es oráculo y también animal de las almas. Los perros están en contacto con los espíritus de la tierra y también con aquellos que viven lejos de los reinos humanos. Están en contacto con ángeles, duendes, elfos, seres guardianes, con el pueblo salvaje y otros espíritus, al igual que con los muertos.




Hay un montón de personajes demoníacos, como los demonios de las enfermedades, los demonios de los mundos subterráneos y de fuego, a los que les encanta adoptar la forma de un inquietante perro negro de ojos centelleantes y dientes que rechinan. Sin embargo, el perro es más bien un animal del mundo intermedio y subterráneo, representativo del poder y la fuerza y de los cambios lentos y prudenciales.



 
Los perros están dotados de muchas habilidades; gracias a su fino olfato y a su sensibilidad, están en condiciones de sentir cosas que están a punto de ocurrir y predecirlas de esta manera. Asimismo, los perros son extraordinariamente sensibles a los cambios atmosféricos, por ejemplo, pueden anunciar un terremoto. Además son animales fieles, apegados a sus amos, vigilante y atentos a los espíritus, por ejemplo, cuando sin razón aparente empiezan a ladrar en una dirección concreta o cuando un perro se pega estrechamente a su amo.




Uno mismo es capaz de ver a los espíritus si mira desde atrás hacia delante a través de las orejas o de las patas delanteras del perro. Los perros hacen funciones de guardianes, vigilan a sus dueños, su hogar, los alrededores que reconoce como suyos, y vigilan que ningún extraño entre en ellos. La gente no pasa muy rápido por su lado. Anuncia bien alto cada una de las visitas, tanto las visibles como las invisibles. Cuando un perro no rehuye a un enfermo, este sanará pronto.



Los perros no aceptan pan de gente malvada. Los lastimeros gemidos y lloriqueos de un perro pueden significar desgracia, enfermedad o muerte. Si alguien sueña con un perro, este sueño puede mostrar una fase permanente pero también puede ser un mensaje de los antepasados o advertencia de que hay que ocuparse de las raíces propias y de los orígenes, porque hay algo que está pendiente de solucionar. Cuando el animal mira fijamente a la luna mientras ladra es que hay peleas o guerra. En definitiva, el perro es el mejor amigo del hombre, no cabe la menor duda.




Entradas populares