COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

martes, 10 de julio de 2012

Diosa Arianrhod




Arianrhod es la poderosa hada reina galesa que gobierna las estrellas del círculo polar, conocidas como “Caer Arianrhod”. Ahí se encuentra la corona del viento del norte, un anillo de joyas en el cielo, hogar de tránsito de las almas que vuelan allí para sanarse y prepararse para su próxima vida sobre la Tierra. Cuando los poetas duermen viajan a Caer. Arianrhod en sus sueños, les aporta inspiración. ¿Y qué precio deben pagar? La adoración del Femenino.





En la brillante mañana del mundo, las mujeres ostentaban mucho respecto y poder. Cuenta la leyenda celta que los soberanos sólo podían gobernar las tierras si la Diosa se lo permitía. Pero cuando se instauró el patriarcado, el Femenino fue degradado, y eso explica (entre otras cosas) que hoy día sólo unos pocos puedan ver a las hadas. Como la reina y poderosa que era, y que es, Arianrhod se negó a ser degradada.




Si eso implicaba perder sus derechos matriarcales, no le pondría nombre a sus hijos (Lleu), cosa que sólo podía hacer una madre, y tampoco le daría armas. Cuando su hermano Gwydion, la engañó para que lo hiciera, juró que su hijo jamás conseguiría prometida. Aunque Arianrhod parezca muy dura, sus actos estaban llenos de sabiduría, pues predijo un futuro realmente negro para el mundo desprovisto de respeto por lo Femenino, por la tierra y por el elemento intuitivo.



En cualquier caso, sus deseos se esfumaron cuando Gwydion utilizó su propia magia para crearle una novia a Lleu a partir de la flor de la encina, de la reina de la pradera y de la retama. Parece ser que los hombres habían conquistado la naturaleza y utilizaban sus imágenes para satisfacer sus deseos. Contraviniendo a su madre, Lleu se caso con esta bella “cara de Flor”, cuyo nombre Gales es Blodeuwydd.



Pero esto también acabó en tragedia, pues Blodeuwydd (auque hecha por los hombres), era diosa por derecho propio y nadie podía ponerle limites a su corazón. Se enamoró de otro hombre, Gronw, y juntos planearon matar a Lleu.
Lleu fue asesinado, aunque resucitó mágicamente. Blodeuwydd se convirtió en una lechuza, símbolo de sabiduría. La lechuza es un pájaro vinculado a los poderes de las diosas, pues también era sagrado para Atenea, la diosa griega de la sabiduría.




La lechuza vuela por la noche, en la oscuridad,  y tiene acceso a lo que resulta invisible para la vista normal. El cuento, por tanto, se convierte en un círculo completo, con la sabiduría de la Diosa, el conocimiento interior del mundo natural y la buena vista de la Buena Gente. Tras los juicios y las tribulaciones, el único camino que le da sentido a un mundo sin sentido está en los ciclos de la naturaleza. Si resides en el hemisferio Norte, elige una noche clara para enfocar tu mirada hacia la constelación del norte, que brilla como el cristal.



Estas estrellas no sobrepasan nunca la línea del horizonte, ni siquiera en pleno verano. ¿Ves las torres de "Caer Arianrhod" cubierta de estrellas relucientes? Si vives en el hemisferio Sur, no creas nunca que "Caer Arianrhod" está más allá de la vista. Cada vez que las estrellas adornen de terciopelo la noche, todos aquellos que sintonicen con su naturaleza interior podrán detectar el mundo de Arianrhod. Levanta la vista y olvídate de todo lo que la ciencia te haya enseñado sobre las estrellas. ¿Cómo sabemos que no es más que una ilusión? ¿Reconoces el verdadero hogar de tu alma? Si es así, sin duda habrás recibido el don de las hadas.



Entradas populares