COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

miércoles, 9 de junio de 2010

Mitología Celta


Una de las más desconocidas de las mitologías, esto fue porque los celtas no confiaban mucho en la escritura, pensaban que sus mitos se paralizaban. Por esos los Druidas memorizaban poemas que luego enseñaban. También puede ser debido a que existían muchas regiones celtas y en cada pueblo tenían sus dioses locales por lo que aun se hace más difícil conocerla. Pero siempre envueltos en mitos o leyendas vivas. Los romanos fueron los primeros en conquistar el pueblo celta por lo que algo de su mitología se mezclo con los dioses romanos, hubieron dos principales dioses celtas convertidos al cristianismo por monjes irlandeses; como la diosa celta Brighid, que paso a ser Santa Brigida. El dios celta más ancestral es Lugh, aunque no se trata de un dios supremo es el más venerado por los celtas, y galos en Lyon ( Francia), y en ciudades españolas como Lugo, Asturias o Huesca donde se asentaron el pueblo Celta. Lugh es el hijo de Cian y Eithne, también está emparentado con los Fomaré por su abuelo materno Balor, a quien mato con su honda, de conformidad con una profecía. En el cristianismo paso a ser Lugh, el santo que conocemos ahora como San Lorenzo. Según los irlandeses la sociedad divina está estructurada como la humana, su jerarquía está organizada en tres clases funcionales: sacerdotal, guerrera y artesanal. Existen muchas leyendas entorno a su mitología y magia; como la leyenda del rey Arturo, su espada Escalibur y su inseparable mago Merlín, la de Tristán e Isolda, llena de amor, invasión y poción mágica.

LUGH

Lugh es el nombre irlandés del dios solar celta conocido como Lleu en Gales y como Lugos en Francia. Su aspecto era el de un joven y apuesto guerrero. Lugh llevaba sangre Fomori, ya que su abuelo era el dios irlandés de un solo ojo Balor, campeón de los Fomori. Éstos eran dioses marinos que desafiaron a los Tuatra De Danann por el control de Irlanda; se decía de ellos que sólo tenían una mano, un pie o un ojo. La madre de Lugh era Ethlinn, hija única de Balor. Éste, para protegerse de una profecía que aseguraba que moriría a manos de su nieto, encerró a su hija en una torre de cristal en la isla de Tory, al noroeste de Irlanda. Pero Cian, hijo de Dian Cecht, dios sanador de los Tuatha de Danann, consiguió llegar hasta Ethlinn. Como resultado de ese encuentro nació Lugh. El dios marino Manannan Mac Lir -o quizás el dios herrero Goibhniu, hermano de Lugh- salvaron al muchacho de la cólera de Balor, cuidándolo hasta que se hizo hombre. El coraje y las proezas de Lugh fueron reconocidos mucho tiempo antes de la batalla final entre los Tuatha De Danann y los Fomori. El líder de los Tuatha, Nuada, se puso de su lado y en la segunda batalla de Magh Tuireadh, la profecía se cumplió: Lugh mató a Balor arrojándole una piedra con su honda. Antes de lanzar la fatídica pedrada había conseguido rodear al enemigo haciendo uso de un solo pie y con un ojo cerrado, estilo mágico que mostraba tanto la influencia de los Fomori como la de Balor. Parece que igual que al héroe de Ulster, Cú Chulainn, y a los impetuosos berserkers de la mitología germánica, el frenesí de la lucha hizo tanta mella en Lugh que un ojo se le introdujo en la cabeza mientras que el otro se le agrandó adoptando una horrible mirada. El único ojo de Balor era tan grande que necesitaba la ayuda de cuatro siervos para alzar el párpado; Lugh lanzó su terrible pedrada contra él en el momento en que estaba abierto. A Balor se le hundió el ojo en la cabeza haciendo que su terrible mirada recayera en las filas de los propios Fomori que tenía a su espalda. En consecuencia, Balor murió y los Fomori quedaron diezmados. A partir de ahí Lugh fue conocido como Lamfhada ("el del largo brazo"). Es muy posible que la victoria de Lugh representara el ascenso de dioses más jóvenes entre los Tuatha De Danann, ya que derrotó a Balor con un arma más moderna que la vieja maza de Dagda. Lugh todavía tenía otro nombre más: Samildanach, "el de las muchas habilidades". Esta característica sirve de apoyatura para que en las leyendas más históricas se le presente como padre de Cú Chulainn. Se creía que el dios solar había luchado al lado de su hijo contra la reina Medb de Connacht, cuando ésta intentó invadir Ulster. Tras la muerte de Cú Chulainn, su hermanastro Conall declaró haber recibido ayuda de Lugh cuando dio caza a los asesinos de su hermano. El dios solar se apareció en una ocasión en medio de una mágica neblina. Finalmente, Lugh fue también famoso porque de su nombre derivó el término utilizado para describir a un personaje del mundo de las hadas en la mitología irlandesa: "El pequeño jorobado Lugh", o Luchorpain, se convirtió con el tiempo en "leprechaun", el duendecillo guardián de tesoros escondidos y experto zapatero de un solo zapato.


Cú Chulainn, el
Campeón de Ulster

Cú Chulainn, héroe irlandés de características sobrenaturales, era el guerrero campeón de Ulster, el personaje más famoso de los relatos que componen el CICLO DEL ULADH. Su nombre significa "el sabueso de Culann", aunque normalmente le apodaban Sabueso de Ulster. Su propio nacimiento tiene ya características mágicas, pues tiene un padre divino y otro mortal. La madre de Cú Chulainn era Dechtire, hija del druida Cathbad quien era, a su vez, consejero del rey Conchobar. Fue Cathbad quien predijo que Cú Chulainn sería un gran guerrero, pero que moriría joven. Al poco de casarse Dechtire con Sualtam, hermano del depuesto líder de Ulster Fergus, huyó junto con sus cincuenta damas al más allá convertidas en bandada de pájaros. Durante el banquete de boda tragó una mosca que le hizo soñar con el dios solar Lugh, que fue quien le dijo que emprendiera ese viaje. Cathbad tranquilizó a su yerno diciendo que Dechtire sólo había ido a visitar a sus parientes, puesto que su abuelo materno era Aonghus. Lo cierto es que Lugh retuvo a Dechtire en el más allá durante tres años. Cuando Dechtire y sus damas regresaron a Emain Macha la fortaleza de los reyes de Ulster en forma de pájaros de brillantes colores, Dechtire esperaba un hijo de Lugh, Setanta. Sin embargo, Sualtam estaba tan feliz de tener de vuelta a su esposa que aceptó al muchacho como si fuera su propio hijo. Desde joven Setanta aprendió las artes de la guerra, pero nadie fue consciente de su fortaleza y bravura hasta que mató a un enorme perro con las manos desnudas. El buen herrero Culann vivía solo, plenamente entregado a su trabajo. Para cuidado de sus cosas y rebaños, tenía, como guardián, un enorme perro. En cierta ocasión, el rey Conchobar recibió invitación de su artesano para que compartiese la mesa de un simple forjador. El soberano, que conocía el estilo de vida del herrero, procuró presentarse con poca comitiva. Cuando se dirigía a casa de Culann, vio que su sobrino Setanta estaba venciendo a unos cincuenta muchachos en juego de competición. Quedó tan maravillado de la fuerza y destreza del niño, que lo invitó a que lo acompañase, como si ya fuese uno de sus guerreros. Pero Setanta quiso terminar las pruebas. Cuando Conchobar llegó a casa del herrero ya no se acordaba de que había de llegar su sobrino. El herrero cerró las puertas del muro que rodeaba su casa y dejó suelto al perro como guardián ante la puerta. Cuando llegó el niño, penetra en el cercado y el perro se abalanza contra él. Pero en el momento en que el can abre la boca, Setanta lo coloca, en la garganta, una bola de las que se utilizaban en las competiciones. No termina aquí la cosa: lo estrangula y lo arroja contra la pared, estrellándole la cabeza contra uno de los pilares de la entrada. Los invitados salen de la casa para ver qué ocurre y ven a un niño de seis años junto al perro destrozado. Al ver aquello Culann se entristece sobremanera. Aquel perro era su compañero inestimable, su colaborador más fiel. Setanta intenta consolarle: "No te apenes. Te regalaré un cachorro que, cuando sea mayor, te prestará el mismo servicio que hasta hoy ha cumplido tu perro guardián. Mientras el perro crece, yo haré las veces de guardián como si fuese tu perro". Culann agradeció el gesto pero declinó la oferta. Y por aquella bella acción, el druida Cathbad puso a Setanta un nuevo nombre: "El perro de Culan", con el que, desde entonces, fue conocido por todas las gentes del Ulster e, incluso, allende aquellas tierras.Siendo aún un muchacho, Setanta inicia un complejo proceso ritual que le conducirá a la adquisición final de la condición de guerrero, momento que sucede cuando escucha los buenos augurios del druida para quien en ese determinado día, tomara las armas, cosa que él exige y consigue de manos del rey, no sin antes haber destrozado varios juegos hasta encontrar las apropiadas a su fortaleza. Cú Chulainn era muy admirado por todas las mujeres. Se enamoró de Emer, hija de Fogall, un astuto jefe del clan cuyo castillo estaba cerca de Dublín. Cú Chulainn pidió la mano de la muchacha, pero su padre, que se negaba a la unión, indicó que Cú Chulainn todavía tenía que consolidar su reputación como guerrero, sugiriendo que aprendiera del campeón escocés Domhall. Cú Chulainn supo por Domhall que el mejor maestro de armas era Scathach, una princesa guerrera de la Tierra de las Sombras. Así que partió hacia el misterioso lugar y se puso a su disposición. Scathach le enseñó su famoso paso de combate. El joven héroe fue adiestrado por ella durante un año y un día y se hizo amante de su hija Uathach. La Tierra de las Sombras a visitar Ulster no se reconocieron y el enfrentamiento fue inevitable. Desgraciadamente, el anillo de oro que llevaba Conlai delató su identidad cuando ya era demasiado tarde. Aunque Cathbad había alertado que cualquiera que mantuviera su primer combate en un día fijado de antemano estaba destinado a tener una vida corta, Cú Chulainn, impaciente por luchar contra los enemigos de Ulster, blandió de inmediato sus armas contra tres guerreros semidivinos llamados Foill, Fannell y Tuachell y sus numerosos seguidores, matándolos a todos. En ese combate Cú Chulainn mostró por vez primera su frenesí bélico y su transformación en el momento de la batalla: su cuerpo se estremecía violentamente; los talones y las pantorrillas se giraban hacia adelante; un ojo se le adentraba en la cabeza mientras el otro sobresalía, enorme y rojo, en la mejilla; la cabeza de un hombre le cabía entre las fauces; su boca se deforma hasta las orejas; el pelo se le erizaba como espino, con una gota de sangre en cada punta; y en lo alto de su cabeza se elevaba, como el mástil de un barco, una gruesa columna de sangre oscura. Como al volver a Emain Macha en su carro "engalanado con las cabezas sangrantes del enemigo" aún tenía en el cuerpo el frenesí de la batalla, sólo gracias a una treta de la reina de Ulster, Mughain, se salvó la situación. La Reina envió fuera de las defensas del castillo a un grupo de unas ciento cincuenta muchachas desnudas que llevaban tres tinajas de agua fría.Introdujeron en ellas con suavidad al asombrado y ruborizado Cú Chulainn: la primera estalló, en la segunda el agua hirvió furiosamente y la tercera ya sólo se puso muy caliente. De esta forma fue aplacado el guerrero tras su primer baño de sangre.


BRIGHID

Esta diosa es, a la vez, madre, esposa, hermana e hija de los demás dioses. Se la compara frecuentemente con la diosa Minerva romana, con la que comparte cierto número de funciones. Es la diosa-madre, diosa de las artes, la magia, la guerra y la medicina. Es también la diosa de los druidas, de los bardos, de los vates y de los herreros. En Irlanda, Brighid es la hija de Dagda, madre, esposa y hermana de Lug, Dagda, Ogmé, Nuada, Diancecht y Mac Oc, los dioses del Tuatha Dé Danann. También es la diosa asociada a la fiesta de Imbolc, la purificación del 1 de febrero, ya que se cree que Brighid protege los rebaños y favorece la fecundidad.


DAGDA

Dagda era el gran dios de la mitología irlandesa. Su nombre significa: ”el dios bueno”. Dotado de magia y poderes, acompañado de un mazo por una parte podía destrozar los huesos de sus enemigos y por la otra resucitar a los muertos. Poseía la eficacia para proporcionar comida a todos los hombres de la tierra, fue un gran guerrero y muy respetado. Su amante fue Morrigan la diosa de la guerra. Dagda era el caudillo de la tribu irlandesa ancestral conocida como Tuatha de Danann, "el pueblo de la diosa Danu". Poseían tres talismanes mágicos: La piedra de Fal, que chillaba ante un rey justo; La lanza de Lug, que aseguraba la victoria y El caldero de Dagda, del que nadie podría salir sin alcanzar la satisfacción. Este caldero es uno de los orígenes del Santo Grial.


BALOR

Fue un gigante de la mitología irlandesa, con un solo ojo en la frente. Pertenecía a la raza de dioses llamados los Fomoré. Su padre era Buarainech y su esposa era Cethlenn. Según la leyenda, para evitar una profecía encerró a su única hija en la Isla de Troy, al cuidado de 12 mujeres, preservándola así de los hombres. Su hija Ethné veía desde su torre a los barcos pasar, viendo en su interior otros personajes distintos a ella, por lo que pregunto a las mujeres que la cuidaban, estas mantuvieron su silencio. Frente a la isla, en la costa irlandesa vivían tres hermanos: Gavida, Mac Samhtainn y Mac Kineely. El primero era herrero, y el tercero tenía una vaca, cuya leche era tan abundante que despertaba la envidia de todos. Balar quiso robarla y se presentó en la forja en el momento en que la vaca era guardada solo por uno de los tres hermanos. El hermano guardián, cometió la imprudencia de dejar el cabestro en las manos de Balar y este rápidamente se la llevó a su isla. Mac Kineely quiso vengarse, y ayudado por un Druida y un Hada, se presentó en la torre donde estaba Ethné, disfrazado de mujer. Pidió asilo en la torre, y una vez concedido, el hada durmió a las doce compañeras de Ethné. Cuando se despertaron vieron que la mujer y el hada habían desaparecido. Ethné quedó embarazada y de ella nacieron tres niños. Balar los envolvió en una sábana, que sujetó con un alfiler, y ordenó que los arrojasen a un abismo marino. Durante el transporte hacia el abismo, el alfiler se desprendió de la sábana, y uno de los niños cayó al agua. Allí se encontraba el hada, quien lo recogió. Los otros dos hermanos murieron, pero el que vivió fue confiado a un herrero para que lo educase. Balar se vengó cortando la cabeza a Mac Kineely. Su hermano, el herrero Gavida, y el niño aprendiz de herrero, pasaron a trabajar para Balar. Un día Balar fue a la fragua y empezó a jactarse de sus hazañas, el joven herrero tomó una barra que estaba enrojeciéndose en el fuego y golpeando a Balar por detrás se la introdujo en su ojo maligno muriendo al instante. El joven herrero era Lug, hijo de Mac Kineely. Balor fue respetado ya que poseía un ojo en la frente y otro detrás de la misma que mantenía cerrado, porque al abrirlo tiraba rayos para aniquilar a todo aquel que osera mirarle.

TRICÉFALO

Era un dios con tres cabezas, tenía un sentido sagrado y mágico, las diosas Matres celtas se representan como tres damas, el Triskel, símbolo sacro celta, está compuesto por tres brazos o tres cabezas, etc. Seguramente esta atracción celta por el numeral 3 es otra manifestación de la ideología trifuncional. Le identificaron con el dios romano Mercurio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares