COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

sábado, 25 de junio de 2011

Cómo Ver a las Hadas de Fuego



El contacto con las hadas de fuego tiene muchos beneficios. Son unas tremendas energizadoras y aportan pensamiento positivo, entusiasmo y espíritu de aventura. Si abres tu mente y despiertas su interés, podrán serte muy útiles. Los humanos podemos aprender de estas hadas a moderar las pasiones internas, a dirigir el control de las urgencias fuertes, y a trabajar y confiar en los asombrosos poderes del fuego, tanto en el mundo natural como en los planos sutiles.


• Empieza la meditación relajándote por completo. Lo mejor sería hacerlo a la luz del día o delante de un fuego, cerciorándote de no pasar frío. Imagínate en una cálida y sofocante tarde de verano. Al oeste, el cielo está bañado de brillantes tintes de color naranja, rojo y ámbar. Al este, las estrellas van saliendo en el cielo morado. Estás frente al sur, en la dirección de una línea de colinas, y te encuentras de pie en la base de una de las más altas. Ves unas estructuras piramidales erigidas en su cima y te das cuenta de que son almenaras: van a encenderse enormes fogatas. El aire parece eléctrico y a tus pies, mezcladas con la maleza, hay miles de pequeñas luciérnagas que brillan en la tierra cual estrellas.



• A la izquierda oyes un grito en la distancia y uno de los fuegos de las almenaras se enciende. Después, se encienden otros más como respuestas, y otros, y otros, hasta que las cimas de las montañas resplandezcan en el atardecer como si saludaran al cielo. Sientes que debes acercarte más a todo este drama así que subes a una colina.


• El aire es cálido, y aunque la brisa va refrescando según subes, en breve te encuentras envuelta en el fiero aliento de la fogata. Sientes algo de aprehensión, pero ya casi estás en la cima, formando parte de la cadena de llamas que se extienden en la noche de verano. Cuando llegas arriba, delante del gran fuego, esperas encontrarte con otros humanos, responsables de su encendido, pero no ves a nadie.


• Hipnotizada, te quedas mirando las llamas. En el fuego todo es fluido, incandescente. Hay túneles de llamas, paredes de llamas, torres de llamas; ciudades y civilizaciones enteras aparecen y desaparecen en un abrir y cerrar de ojos. No tardas en ver formas: una serpiente que se enrosca y se enrolla por aquí, un dragón que levanta su enorme cabeza por allá; más allá, una columna de caballos salvajes agitando sus fieras crines. También aparecen y desparecen caras que se ríen, hacen gestos y fijan la mirada. Es como si estuvieras recibiendo una visión de otro mundo, de un mundo de pura energía.



• De repente, se forma una ducha de chispas de fuego a tu alrededor y cae. Estas chispas no mueren: crecen. Das un paso atrás, temiendo que la hierba se haya incendiado, pero ves que se trata de otro tipo de llama. La hierba no se consume, y las llamas saltan y revolotean de un sitio a otro. Ves que las chispas se convierten en traviesos duendecillos, de llama pura. Uno de ellos se te acerca veloz como el rayo. Retrocedes demasiado tarde, temiendo quemarte, pero el duendecillo salta sobre el rostro y cuello, y sientes una agradable sensación de cosquilleo. Cuando te deja y vuelve a danzar con sus compañeros, oyes un coro de risas felices. Tú también sonríes y empiezas a relajarte.



• Ahora salta otra chispa de fuego, cae al suelo delante de ti y se convierte en un poderoso Djinn, más alto que tú. Conversa con este ser. Hazle preguntas, háblale de tus miedos (si tienes alguno) y, sobre todo, de tus sueños y esperanzas, de tus ambiciones y deseos. Escucha todo lo que tenga que decirte. Tal vez sientas una especie de ráfaga en los oídos, o una emoción en el corazón. No te sorprendas si de pronto te das cuenta de que quieres cosas que antes no conocías, o si te sientes atraída por algo excepcional. El Djinn puede despertar en ti poderes que no conocías. Si el Djinn lo desea, baila con él, juega y ríe. Comprueba que todo es posible y que el universo es mucho más maravilloso de lo que creías.


• Ha llegado la hora de marcharte, así que hazlo respetuosamente y dando las gracias. Las salamandras, brincando y reluciendo, te alumbran el camino mientras bajas por la ladera, hasta que vuelves a entrar en la sombra y regresas a la conciencia cotidiana. Toma nota de tu experiencia.





8 comentarios:

  1. En este caso lo de "jugar con fuego" se convierte en algo tan maravilloso que te dan ganas.

    Magnífico eso de "a dirigir el control de las urgencias fuertes", me ha encantado.

    Besos (sin fuego que te quemo).

    ResponderEliminar
  2. Rosana, no sabes lo que me relaja leerte en éste espacio, es mágico, mágico como tú. Estas logrando que sin ya me gustaban las hadas, ahora las comienza amar.

    besos, guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Pero que belleza!!!
    a mi de por si, me gusta el fuego! lo respeto (como todo lo bello y peligroso) pero me encanta. el calor de una fogata, una chimenea... precioso!

    y que bueno que estos seres son buenos y no queman!! yo feliz me relajo frente al fuego para verlos luego :D

    gracias por tu apoyo encanto!! eres un amor!!!!
    un besote enoooorme y sigo recordando lo que me pediste;d apenas encuentre algo te aviso!!!
    besooootes bella!!:d

    ResponderEliminar
  4. Hermoso Rosana! La verdad es que tienes un don especial con esto de transmitir letras y sentimientos. Las hadas de fuego.. Qué preciosas y qué mágincas.


    Me encantó, como todos los post tuyos.

    Te mando un beso enorme. Perdón si no voté el relato colado tuyo (que sigo sin saber cuál es). Estaba difícil la elección! Besos enormes amiga ♥

    ResponderEliminar
  5. Me encantan!!!!
    Da un gusto leer tus eentradas y sumergirte en su magia.

    Estas hadas de fuego, dan calorcito al alma.

    Besos de chocolate, y buen domigno mi preciosa Rosana.

    ResponderEliminar
  6. Que hermosa entrada de las hadas de fuego
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  7. Sabés Rosana me parece que si mientras leo me concentro, vivo todo lo que vas diciendo! Maravilloso!
    Anduve por el otro blog precioso poema y hermoso el cuadro! Besos...

    PD: ando atrasada con los comentarios porque tengo problemas con la conección. Cariños...

    ResponderEliminar
  8. es tan relajante leerte amiga,es como si una se trasportara hacia un huequito del mundo y alli disfrutara del calor de un hermoso fuego y sentir el crujir de las brasas,hay que lindo amiga,siempre se aprenden cosas nuevas y bonitas contigo de la manos de las hadas,por eso disfruta tanto pasar a leerte amiga.

    te dejo un abrazo fuerte y te deseo una preciosa semana!!!!!

    ResponderEliminar

Entradas populares