COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

Historia de Hadas



¿Mitos o Leyendas?, sin lugar a dudas seres fantásticos venidos de mundos mágicos lleno de misterios. Hadas hay muchas de las flores, del amor, del canto, de la danza, de la literatura, etc. pero todas ellas son esplendorosas criaturas de gran belleza y sabiduría, muestran sus dotes a toda persona que crea en ellas. Se ha especulado tanto en torno a su procedencia que cuenta la mitología irlandesa, hallándose Eva bañando a sus hijos en el río, Dios se acercó para hablarle y ella, temerosa, escondió a sus vástagos no lavados todavía porque consideraba que no era decoroso que el Señor los viera tan sucios. Preguntarle Dios si allí estaba su prole al completo, mintió Eva asegurando que sí. Pero como Él no podía ser engañado, la reprendió diciéndole que aquellos hijos que se había atrevido a esconder, quedarían también siempre ocultos para el ser humano convertidos en Elfos o Hadas. Se comenta que también pudieran ser ángeles o paganos que cuando murieron ni fueron al cielo ni al infierno quedándose entre los humanos cercanos a ellos pero sin ser vistas en un plano astral, tan sólo las podían llegar a ver aquellos humanos que ellas escogían o en los sueños de los niños, ya que se dice que cuando eran pequeños de cuna, cuidaban de ellos mientras dormían para que su sueño fuera más placido y lindo. Las Hadas pueden ser buenas y pueden ser malas, las buenas te ofrecen dones y las malas te ofrecen maleficios por eso se les llama Brujas.
Las Hadas buenas suelen tener cabellos largos, brillantes y sedosos, sus vestiduras de seda de colores claro y alegres, son grandes cantarinas, danzarinas, cocineras, etc. Ya que poseen todos los dones y privilegios. La materia de qué están hechas las Hadas es sutil y etérea, traslúcida. Aunque hay varías versiones de donde provienen realmente entre ellas se encuentran también; que descienden de una antigua tribu nórdica de la Edad de Bronce, que fue vencida y oprimida por los celtas y, tras ser derrotadas, se escondieron en colinas, montes, ríos y cuevas. Algunas creencias populares todavía mantienen que estos seres son los más antiguos del planeta, una raza primitiva, que nacieron antes de que se formaran las montañas o los mares. Cuando se crearon los montes, los árboles, los mares y los ríos, todos anteriores a la creación humana, las hadas se refugiaron en la naturaleza, vieron cómo ésta crecía y en ella se quedaron. Posteriormente, ante el avance del ser humano, estos seres se ocultaron en cuevas y marismas. Una teoría curiosa viene a relacionar las hadas con los megalitos. Según cuentan los bretones, los Korred, otros habitantes del mundo de las hadas, intervinieron en la construcción de los dólmenes. Los Korred, que tenían una enorme fuerza, acarrearon las enormes piedras a sus espaldas y luego las agruparon en círculos. Luego se escondieron en cuevas bajo esas piedras. En Francia, por ejemplo, entre los nombres con que denominan a los menhires y dólmenes aparecen Roca de las Hadas, Piedra de las Hadas, Gruta de las Hadas, dejando constancia del supuesto origen de los menhires. A veces culpan a las hadas del desprendimiento de piedras, pues según ellos las hadas las llevan en sus faldas y luego las arrojan, provocando el desprendimiento.
Otra teoría sostiene que el origen de las hadas estaba en la antigua Roma, donde tenían poderes proféticos, y cuando los romanos decidieron conquistar el resto de Europa las hadas decidieron acompañarlos. A medida que ellos se iban instalando en los distintos pueblos europeos, ellas iban con ellos, y de aquí la coincidencia etimológica entre los distintos pueblos. Algunas teorías sostienen que las hadas no pasaron a Grecia porque ya estaban allí instaladas las dríades y las ninfas, es decir, ya tenían sus propias hadas. Relacionada con el mundo de los dioses, otra teoría explica que las hadas en su origen fueron antiguas divinidades y héroes que se desvanecieron al instituirse los nuevos dioses. En relación con esta creencia en Irlanda se les trata como si fueran divinidades, ofreciéndoles dones para tenerlas favorables. Una línea importante apunta que las hadas proceden de los muertos, aunque varía la procedencia del alma. Para algunos las hadas son almas de los druidas que murieron. Los druidas eran los sacerdotes y los profetas de los antiguos celtas que habitaron la Galia y las islas británicas desde el siglo II a.C. hasta el II d. C. Los druidas estaban muy instruidos en temas como la astrología, la magia y las cualidades de plantas y animales. Según esta teoría, las hadas son las almas de los druidas, lo que explica su contacto y conocimiento de la naturaleza. Se cuenta también que las Korrigan son nietas de las nueve sagradas druidas femeninas de la antigua Grecia. Otros pueblos coinciden en relacionar las hadas con la muerte, pero en este caso defienden que las hadas son las almas de los niños muertos que no habían recibido el bautismo. En Cornualles dicen que las almas de estos niños no bautizados se llamaban Piskies y aparecían en el crepúsculo en forma de pequeñas mariposas blancas. Para otros son las almas de los muertos paganos que murieron antes del Cristianismo. Se dice también que no son seres inmortales que mueren como los humanos pero tardan más años en hacerlo.
Nunca tales o dañes un espino que es sagrado para las hadas. Si tienes que cortar uno, debes siempre pedirles permiso. Roble, fresno y espino creciendo juntos son los árboles sagrados de todas las hadas, y se conocen como la Tríada de Árboles Sagrados. Se dice que, dondequiera que estos árboles crezcan juntos, hay una puerta al Otro Mundo, y un lugar donde se pueden ver hadas yendo y viniendo. El tejo es también importante para las hadas porque, dado que puede vivir más de mil años, se ha convertido en un símbolo de vida eterna y se cree que protege a los muertos mientras duermen. A las hadas se las conoce por ser extremadamente generosas por naturaleza. Sin embargo, el oro de las hadas tradicionalmente puede llegar a convertirse en polvo en el mundo de los humanos, y las monedas y las joyas de las hadas se transforman en basura una vez que el hada se haya marchado, especialmente si el hada está enojada contigo por algún motivo. Por eso, deja siempre algún tipo de regalo, no importa lo insignificante que sea, para agradecer a las hadas, y serás recompensado. La medianoche y el crepúsculo son los momentos más favorables para la magia de las hadas en las épocas de luna llena o luna nueva. Hay una extraña quietud en el aire cuando las hadas rondan cerca, y al anochecer a menudo se puede apreciar a los pájaros cantar con una fuerza inusual. Las hadas, al ser seres etéreos, suelen manifestarse con bastante frecuencia en nuestros sueños.
La causa por la que en muchas ocasiones eligen nuestros sueños para entrar en contacto con los seres humanos se debe a que el aporte energético que deben de consumir es mínimo o nulo. Cuando se nos aparece un hada o cualquier otro ser elemental necesitan consumir mucha energía para hacerse visibles, por eso muchas veces adoptan la forma diminuta, por que así el esfuerzo es menor. Adentrarse en nuestros sueños no les cuesta nada y si se sienten bien contigo y tú con ellas, seguramente será el primer paso que darán para ver como reaccionas. Si tienes suerte en tus propios sueños, te conducirán hasta su mundo (a el solo puedes llegar astralmente y en tus sueños por que se trata de un mundo etéreo y se encuentra en otra dimensión o realidad), veras que de su mundo al nuestro solo hay un paso. A si que si sueñas con hadas y sientes la extraña sensación de que puede ser real, bienestar espiritual, y te encuentras en lugar natural en el que nunca antes habías estado, ya sabes, a lo mejor has viajado al mundo de las hadas.
Llamar a la puerta de las hadas no es difícil, será complicado que te acepten de primeras, ya que son algo tímidas y sensibles, cuida todo lo que dices y no provoques ofenderlas, el verde es su color, así que lleva ropa de ese color y no vayas con duda o recelos, por eso primero ponen a prueba tu fe en ellas. Miran tu fondo y alma, para saber que realmente pueden confiar en ti, por eso muchas veces ponen barreras a los humanos entre su mundo y el nuestro, pero no creáis que son mundo paralelos, vivimos en el mismo, sólo que en otra dimensión, por eso ellas se mantienen fuera del alcance del ser humano. Cuando están seguras nos abren su mundo, sino fuera así tienes una llave para hacerlo, abre tu corazón puro, siéntelas con el alma abierta, transmite tu amor hacía ellas y repite está oración:





Yo vengo con respeto y paz en mi corazón

para la gente de la fama elfica.

No me aventuraré en donde ustedes

no me permitan que yo entre.

Yo no deseo traspasar para molestarlos

pero me encantaría estar entre ustedes

y ser su compañía por un tiempo.

Si ustedes me hacen este honor

por favor déjenme una señal.

Que el eterno amor y la paz mas profunda

de los grandes espíritus

estén siempre con ustedes.




No vayas nunca detrás de las Hadas ellas si quieren, vendrán a buscarte.




Entradas populares