COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

martes, 10 de abril de 2012

Gaea Madre Tierra




En el principio reinaba el caos, una masa desordenada en la que no había ni arriba ni abajo. De él surgió Gaea (greco-romano) o Gaia (latín), diosa y madre ancestral de la Tierra. Dio a luz al Cielo por encima suyo y al oscuro Espacio por debajo, que más tarde se convertiría en el Inframundo.


Gaia, la divina Tierra, le dio el cielo a Urano y el Inframundo a Tártaro. Entonces nació Eros, el dios masculino del amor que, en lo sucesivo, seria la fuerza motriz de toda la Creación. A partir del caos, aún fueron creados arriba las ninfas, los espíritus de las montañas y de las fuentes.

  
Del caos, surgieron abajo la Noche y sus criaturas. Gaia dio a luz al Mar (Ponto), la marea masculina o pleamar y la femenina o bajamar, así como a los Nixen, los hijos de los mares. De la oscura Noche, salieron el Aire (Aither) y el Día (Hermeros), y así en lo sucesivo la luz y la oscuridad podrían alternarse, con lo cual sólo el Día pertenecía a los mortales.

  
La luz cósmica y el fuego sagrado estaban destinados únicamente a los dioses y diosas, ya que ellos son los Luminosos, los Fuertes, los Inmortales. Así son los inicios del mundo en la mitología griega. Gaia (latín) procede del término griego Gaea, que significa Tierra.

  
Los atributos de Gaia son el Cuerno de la Abundancia, frutas y niños. Es la diosa Tierra y la diosa Madre, la diosa Ancestral y la abuela de todos los dioses. Es la madre universal, de su regazo toda vida y engendró a los Titanes Urano, Ponto y Tártaro sin un compañero masculino.

  
Se corresponde con la Terra Mater romana, la Madre Tierra, que es un ser vivo. El planeta es su cuerpo, el aire es su aliento y sus mares, ríos, lagos y arroyos son sus vasos sanguíneos, que sustentan la tierra y la hacen fértil. Su energía, fuerza y fuego habitan ocultos en las profundidades de su interior.


Es la madre de muchos hijos y proporciona también un hogar a muchas otras formas de vida que no han nacido de ella. En ciclos eternos surge de ella todo lo visible y vuelve de nuevo a ella. Al principio, los hombres vivían en armonía respetando a la Madre Tierra y a todas las formas de vida.

  
Los animales y las plantas eran sus hermanos y hermanas. Desde entonces, muchos seres humanos se han alejado de esa unidad. De la patria madre surgió una patria padre, a la que es posible conquistar y es comparable en la tierra. Gaia quería convertirse en algo sobre lo que los seres humanos pudieran gobernar.


Los tesoros de Gaia se habían convertido en mercancías y eran terreno de juego para los espíritus desarraigados y desalmados. Todo esto le hizo mucho daño a ella y a otras formas de vida y, por consiguiente, también a nosotros, como parte de su legado.

  
Los restantes pueblos de la Naturaleza son los guardianes de la Tierra y podemos tomarlos como ejemplo. Cada vez más personas reconocen la profundidad de la Naturaleza y regresan a la Madre Tierra y a sus auténticos dones. Inician un nuevo intercambio con Gaia.



13 comentarios:

  1. Mi bella hadita que historia más interesante y que belleza de imagenes.Me gustó mucho.

    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Rosana,esta preciosa entrada me ha recordado la película Avatar y como los humanos destrozamos todo lo que tocamos...
    Una belleza de entrada.
    Mi beso siempre.

    ResponderEliminar
  3. Cuidemos nuestra tierra!!! un besito

    ResponderEliminar
  4. Hola ,
    me encanta tu blog!!
    besitossss

    ResponderEliminar
  5. Estamos perdiendo el respeto a la Madre Tierra que es la que nos provee, y cuando se enfada y ruge en forma de catástrofe natural, nos echamos las manos a la cabeza y no nos damos cuenta de que nosotros mismos somos nuestros peores enemigos.

    Besitos dulce hada.

    ResponderEliminar
  6. Que preciosa leyenda.
    Gaia, la madre tierra, se vió atacada por su propia creación. Ya ves, casi casi como lo que somos ahora, unos desalmados que no tenemos en cuenta la belleza, riqueza y poder que tiene la naturaleza, la atacamos sin piedad alguna y por eso ella se vuelve contra nosotros.

    Tal vez deberíamos prestar más atención a tus letras y ser, como dices amantes de la madre tierra, de Gaia, la original, cuidar y respetar toda su belleza, tal vez así nos iria mejor.

    Me ha gustado mucho esta leyenda mitológica de haditas, diosas y tierra en estado puro.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  7. hola amiga,que preciosa explicacion de lo que es nuestra amada naturaleza,ojala como dice esta leyenda nos volvamos a reencotrar con ella sobre todo para no seguir dañandola como lo hacemos cada dia.

    te dejo un fuerte abrazo desde el corazon y te deseo una preciosa semana!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Rosana , un post la mar de bonito y curioso , yo no sabía de estas leyendas , ay señor , cuanto me queda por aprender .

    ResponderEliminar
  9. Hermosa leyenda, deberiamos reflexionar sobre ella
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Oi amada, que linda postagem.
    Você sempre me encanta, saio daqui com todas as energias recarregadas.
    Beijinhos de caramelo.
    Lua.

    ResponderEliminar
  11. Hola Rosana , un blog precioso y mágico también , una entrada muy curiosa ya que no sabía de estas cosas siempre es bueno , saberlo con mucho gusto me quedo en tu casita si tu me lo permites , vale tu puedes hacer lo mismo en la mia , un beso de margarita.

    ResponderEliminar
  12. Rosa, mi bella amiga, me ha encantado la entrada, sin duda preciosa, un placer regresar y leerte.

    Besos gitanos llenos de cariño y admiración.

    ResponderEliminar
  13. Realmente es maravillosa la mitología: deja volar la imaginación. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Entradas populares