COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

lunes, 30 de agosto de 2010

Ciudades Encantadas



GORIAS


Gorias es la ciudad del aire y del este. Un arroyo de cristal, alimentada por muchas cascadas relucientes, recorre un valle esmeralda. Por las laderas de las montañas circundantes cuelgan blancos edificios rectangulares, con banderines multicolores que salen de los tejados y ondean en la brisa perpetua. En el valle se erige un edificio cuadrado con un reluciente tejado de oro puro. Se respira una atmósfera de tranquilidad, las flores crecen en brillante profusión y los campos están llenos de sonrientes trabajadores.



Del edificio de la cúpula dorada cuelgan bordados de criaturas bellas, terroríficas y encantadas. En el interior de la habitación sombría, hay una estatua de oro macizo. El oro es tan puro que su brillo ilumina la habitación. La estatua muestra a un hombre con una espada en la mano derecha y una flor en la izquierda. Esta estatua es, el Hada maestra de la tierra. La espada que sostiene representa el poder del intelecto, que atraviesa la ignorancia. La flor simboliza la dulzura que la suaviza. El aire es el elemento más relacionado con el pensamiento.


FINIAS


Finías es la ciudad del fuego y del sur. El horizonte se extiende entre un montón de arena soleada, y junto un oasis se erige un conjunto de edificios antiguos. Atravesando por un impresionante arco, un camino se adelanta por el desierto para terminar desintegrándose en la árida tierra. Árboles plateados dan sombra al oasis, y sus gentes poseen un corazón cálido. Aquí la luz es perpetua la noche no cae nunca. El camino conduce al corazón de la ciudad, a un edificio antiguo y decrepito cubierto de símbolos arcanos. El interior del edificio es fresco y acogedor.



El suelo tiene una espiral, y cuando entras en ella sientes de danzar y de entrar a formar parte de la red de la vida. Otra habitación sin ventanas tiene un asta que se levanta desde el suelo. Al mirarla le crecen ramas y flores. La habitación se llena de bellos aromas y todo parece posible. El Hada maestra de Finías te enseña que todo es posible (si así lo deseas), pues el fuego es el elemento más relacionado con la imaginación y la intuición. Estás invitado a formar parte de su vibración.




MURIAS


Murias es la ciudad el agua y del oeste. Se levanta a la orilla de un océano occidental, y tras ella se erigen colinas, bajas y ondulantes. El viento sopla gotas de lluvia con las que las calles de adoquines relucen al sol vespertino. Árboles majestuosos crecen entre los edificios de tajas rojas y sus hojas cambian a ricas tonalidades doradas y rojizas según se va acercando el otoño. Una gran catedral se erige sobre un montículo, y un camino conduce a su puerta occidental.

Su oscuro interior resplandece con extraños grabados que muestran una inefable sabiduría. En su extremo más lejano, una maravillosa ventana rosa brilla a la mortecina luz del sol. Cuando la miras, está hermosa ventana empieza a brillar y a florecer como si fuera una rosa de verdad. Tu corazón responde floreciendo. Descubres un fabuloso cáliz en su altar. El Hada maestra de Murias intenta abrir un corazón a tus sentimientos y a los de los demás, ya que el agua es el elemento de la emoción.




FALIAS


Falias es la ciudad de la tierra y del norte. Una penetrante oscuridad la rodea. Sus torres están hechas de metal y sus puntas muestran faros que relucen como joyas de brillantes. La ciudad es enorme y sólida. No tiene habitantes, pero se respira una vida rica, pues es el anteproyecto de todas las ciudades terrestres, y resulta familiar. En el centro de la ciudad se levanta una enorme roca meteórica, alrededor de la cual cuelga un aura antigua.




La piedra está cubierta de una luz sutil y con ella llegan multitud de recuerdos de este mundo y del Otro, de lo personal y de lo colectivo, y su conciencia comprende incontables vidas y la sabiduría profunda inherente en la ciudad. El Hada maestra de Falias pretende que seas consciente de tu conexión con la Tierra y que toques está roca para hacerte consciente de la antigüedad de tu alma, pues la tierra es el elemento que conecta con la realidad, con la experiencia y la fuente del ser.




2 comentarios:

  1. hola rosana como siempre tan completo lo que nos cuentas y las imagenes son fabulosas y magicas un beso

    ResponderEliminar
  2. me gusta tu mundo
    me gusta tu blog...

    ResponderEliminar

Entradas populares