COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

domingo, 14 de noviembre de 2010

Odín, El Padre Todopoderoso



Odín es un espíritu poderoso, pues en el pasado gobernaba con fuerza y sabiduría sobre los dioses nórdicos. Estos incluían al asombroso Aesir, que habitaba en Argard. Odín reside en la bóveda del cielo y cabalga por ella en su corcel de ocho patas, Slepnir, al tiempo que lidera la “Cacería Salvaje”.


La Cacería Salvaje es un cabalgata de espíritus  ( las almas de los muertos que se lleva la tormenta) y existen muchas versiones de la misma, encabezadas por diferentes figuras: una de ellas por el señor del Ultramundo, Gwyn ap Nudd, que dirige las almas de los muertos y un montón de demonios hasta los mundos subterráneos. Se cuenta que Gwyn ap Nudd mora junto a Glastonbury Tor, en el sur de Inglaterra. En la década de 1940 se oyó la Cacería Salvaje no lejos de Taunton, en Halloween. Sin embargo, hay quien dice haberla visto y oído en muchos lugares. Podría tratarse de un jabalí o de un caballo mágico, o de las damas del Musgo, espíritus que transportan la esencia de las hojas de otoño caídas de los árboles. Hay muchas historias sobre la Cacería Salvaje en el folclore europeo, - por ejemplo en Fontainebleau (Francia), justo antes de la Revolución – y le destino de sus testigos solía ser la muerte.


Se decía que Odín prefería cabalgar entre los días de Navidad y la Duodécima Noche; los paisanos se preocupaban entonces de deja la última medida de grano como ofrenda de comida pasa Sleipnir. Aunque era un dios de batalla, Odín también fue famoso por su sabiduría. Tiene a dos cuervos como mascotas: Hugin, que significa “pensamiento”, y Munin, que significa “memoria”. Los cuervos vuelan por el cielo todos los días recogiendo información de cerca y de lejos. Regresan de noche para posarse en los hombros de Odín, sentado en su trono aéreo, y le susurran las noticias que han visto. Odín va vestido de azul con rayas grises reflejando el cielo, su hogar. 
 


A sus pies están sentados Geri y Frecki, sus sagrados perros de caza, a los que le da de comer de su propia comida, pues este espíritu del aire vive de ideas y no necesita de ningún alimento sólido.
Odín obtuvo el don de la sabiduría en la fuente de Mimir, cuyas profundidades le revelaron todas las cosas. Los guardianes del pozo le pidieron uno de sus ojos como pago por este regalo, así que Odín se lo arrancó de la cabeza y lo lanzó a las aguas del pozo, donde sigue reluciendo a día de hoy. El ojo que le queda simboliza el Sol. Como recibió el don de poder verlo todo, Odín siempre está melancólico, pues sabe que todas las cosas pasan, incluso los tiempos de los de su especie. Unas de las historias más conocidas de Odín tiene que ver con las Runas. Se trata de un “descubrimiento”, más que de una invención, pues las Runas son símbolos mágicos que aportan una sabiduría inherente a la creación.



Y son un alfabeto, por lo que vinculan a Odín con la escritura y la comunicación. Odín se colgó durante nueve día y nueve noches de Yggdrasil, un poderoso árbol sagrado que creció con raíces en el Ultramundo, tronco en el mundo del Medio y ramas en el mundo de los dioses. Mientras Odín colgaba suspendido de un abismo, entró en un trance que le otorgó más poderes psíquicos.
La reina de este espíritu celeste es Frigga, señora de la recompensa de la Tierra y patrona de la cultura y del amor conyugal. Frigga también es un hada, coronada con plumas de garza y vestida de blanco brillante. Es un espíritu de nube y puede verlo todo desde su trono celestial.



En otra aventura, Odín tuvo el don de la poesía, al convertirse en serpiente y entrar en una montaña mágica, en cuya bóveda estaba guardada la preciosa Aguamiel de la Inspiración. Odín sedujo a la guardiana del Aguamiel, la bella Gunlod, para que le diese un trago de la maravillosa bebida. Después, enriquecido, volvió volando al mundo de los dioses, en Asgard. Odín, por tanto, tiene una forma modificable, y es un espíritu que otorga a los humanos los atributos de la elocuencia, la poesía y la sabiduría. Es un dios de la comunicación, la expresión personal y el pensamiento claro. Odín puedo otorgarnos el don de pensar lo impensable y puede hacernos cambiar de idea, no por capricho, sino como resultado de abrirnos las perspectivas. También es un dios de los muertos, y muestra que la muerte no es más que el paso de un estado a otro, una mera progresión de sabiduría y experiencia. Búscale cuando el viento salvaje sople e la medianoche, y escucha la llamada de sus cuervos en lo profundo de tu alma.



6 comentarios:

  1. Holaaa
    que inicies una hermosa semana .
    besos

    ResponderEliminar
  2. Genial Rosana, me encanta la mitología, sea griega, romana o nórdica. Gracias por toda esta información q desconocía. Feliz semana entrante. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. hola querida amiga que interesante lo de odin no conocia la historia un beso y buen comienzo de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  4. preciosa la leyenda de odin,me impresiono saber que tenia de mascotas a dos cuervos,no podian ser dos simpaticos gatitos? porque los cuervos como que me dan un chucho jajajjaja.

    si es que contigo siempre aprendo cosas maravillosas,de hadas,de mitologia,de magia,de todo un poco.

    te dejo muchos besos y abrazos amiga y que terngas una semana excepcional!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Holaaa Rosana:

    Muy buena la informacion, me encanta Cielo.

    Dulces besos y buena semana.

    ♥Yesi♥

    ResponderEliminar
  6. Todas las cosas pasan. Evidentemente don Odín es sabio; también convengamos que andar en un caballo con ocho patas y dos cuervos informadores es correr con ventaja. :)

    Un beso.

    ResponderEliminar

Entradas populares