COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

viernes, 8 de julio de 2011

El Secuestro de Perséfone



Deméter, hermana de Zeus y diosa del grano y la agricultura, tuvo una hija llamada Perséfone. Un día, cuando está había salido en compañía de amigos a coger flores, fue secuestrada por Hades, que la llevó al inframundo. Deméter quedó muy afligida por la pérdida de su hijita y recorrió toda la tierra en su busca. Viajó durante nueve días y nueve noches sin detenerse ni a comer ni a dormir. Al décimo día se encontró con Helios, dios del sol, que le contó que Hades había raptado a su hija, que lo había hecho con la autorización de Zeus. Desolada, Deméter abandonó el Olimpo y continuó su deambular entre los mortales, disfrazada de anciana llamada Doso.


Llegó al lugar conocido como Eleusis donde las hijas del rey Celeo convencieron a su padre para que acogiera aquella mujer. Identificándose como Doso, Deméter fue empleada como sirvienta de la reina Metanira, pero, al verla está, reconoció su nobleza de carácter divino y le ordenó que tomara asiento, comiera y bebiera. Deméter, todavía de duelo por su hija Perséfone, declinó la invitación y siguió de pie en silencio, hasta que una esclava llamada Yamba, le levantó la falda y la hizo reír, (Yamba dio nombre a la poesía yámbica, de carácter cómico y satírico).
 

Deméter siguió en palacio como niñera del recién nacido, el príncipe Demofoón. Planeó hacer inmortal al niño nutriéndolo con ambrosía, el alimento de los dioses, y colocándolo todas las noches en el fuego. Lo hacia en secreto, pero una noche fue sorprendida por Metanira cuando estaba poniendo a Demofoón en el fuego. Metanira gritó horrorizada y la diosa sacó al niño de las llamas, declarando, enojada, que ya no podría alcanzar la inmortalidad. Al dar a conocer su identidad. Deméter abandonó el palacio después de estipular los ritos que habían de observarse en su honor, los misterios eleusinos.



Apenada de nuevo, Deméter se negó a autorizar que se cultivara grano o que creciera cualquier otro cultivo. La humanidad empezó a verse privada de alimento; entonces, intervino Zeus y declaró que permitiría que Perséfone regresara con su madre si no había comido nada durante su temporada en el inframundo. Pero Hades había inducido a la muchacha a comer algunas semillas de granadas, símbolo del matrimonio. Pese a ello, Zeus ideó una componenda: Perséfone podría pasar dos tercias del año con su madre, pero el otro tercio tendría que regresar con Hades. Todos los años, en su ausencia, Deméter se lamenta por Perséfone, y los cultivos languidecen. A esta temporada la llamamos invierno.




12 comentarios:

  1. Mi quieridisima Rosana, ahora cuando llegue el invierno pensare en Deméter.
    Que lindas leyendas nos muestras;
    me encanta la mitologia griega, es todo un mundo de Dioses y mortales.

    Besos con aura de estrellas.
    Mi primer chapuzón de la tarde te lo dedico.

    ResponderEliminar
  2. Hola querida amiga que bella historia me recuerda a los cuentos de niñas que tanto me gustaban y me hacían soñar con hadas y princesas de toda índole preciosa tu entrada, amiga como siempre te agradezco por esta magia que me haces vivir en tu página.
    Un abrazo con mucho cariño querida amiga que tengas un fin de semana muy bonito lleno de magia.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Rosana, como sabes a mí también me encanta la mitología, así que es un verdadero placer recordarla con tus preciosas entradas y las fotos que las ilustran.

    Lo único que no me gusta de Perséfone es el significado de su nombre: "la que lleva la muerte".

    Besos y feliz Fin de Semana

    ResponderEliminar
  4. querida amiga,mira la hora que es y yo por la blogosfera jajjaja pero no queria irme a seguir con mis cosas sin pasar a leerte y a saludarte por el fin de semana.

    me ha encantado la historia como todas las cosas que compartes con nosotras,gracias por hacernos viajar a estos maravillosos lugares con estas historias de hadas.

    te dejo muchos besos y abrazos amiga y feliz fin de semana!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola mi querida Rosana! Esta entrada me fascinó, porque me encanta la mitología griega, siempre me gustó! Así que la disfruté muchísimo.
    Qué gran historia la de Deméter, Zeus y Perséfone. No sabía que lo del ·"invierno".

    Seguí publicando sobre los dioses griegos! Me encantan estas historias. Yo conocía una de ícaro, que ahora olvidé y bueno, la famosoa obra de Edipo Rey y Antígona. :)

    Un abrazo enorme! Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias cielo por tan bellas leyendas
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la mitología griega, tantas historias para explicar quienes somos y a qué hemos venido!
    Conmueve la historia de Deméter, perder un hijo es el dolor más tremendo que un alma puede soportar!
    Y qué malo es Zeus, ¿que le hizo la hermana para portarse así?
    Gracias por compartir esta historia con nosotros! Besos...

    ResponderEliminar
  8. Paso a saludarte porque te descubro en el Blog de Miguel Angel....donde de un maravilloso texto suyo has hecho tú una poesía preciosa. Quería felicitarte.
    COn tu permiso me estoy dando una vuelta por esta tu casa porque me gusta lo que leo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Rosana!

    De Mitología soy -0, JAAAAAAA.

    Es un placer aprender contigo.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. Me fascina esta historia legendaria. Esa manera de explicar las estaciones y sus cambios me parece hermosísima.
    Un abrazo Rosana, pasa feliz semana amiga.

    ResponderEliminar
  11. querida roxana soy nancy de argentina soy de tauro tengo 56 años, me gusto mucho tu blog de las hadas y los cuentos, voy a contarselos a mis nietos muchas gracias por recibirme entrare mas seguido,abrazos del alma

    ResponderEliminar
  12. Como siempre me ha encantado, más si cabe porque la mitologia griega me apasiona desde siempre y la leyenda de perséfone es uno de mis mitos preferidos.

    Un abrazo enorme y muchos besos veraniegos para ti

    ResponderEliminar

Entradas populares