COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

lunes, 28 de junio de 2010

La Leyenda de Tristán e Isolda

Tristán fue un caballero de la mesa redonda del Rey Arturo. Puede ser considerado un modelo de caballero cortés: valiente, invencible, brillante poeta. En la tradición galesa, el personaje posee más elementos mitológicos, ya que, en efecto, es dueño de temibles poderes: las heridas que produce son siempre mortales y a la inversa, todos los que osan lastimarlo, mueren. Fue sobrino del Rey Mark de Cornualles, quien le mandó traer a Isolda de regreso de Irlanda para desposarse con el rey. Sin embargo, ambos se enamoraron en el camino y Tristán pelea una serie de batallas, hasta llega a luchar con un Dragón que vence.

En el camino, ingieren accidentalmente una poción de amor, preparada por la madre de Isolda para que ingiriera el rey de Mark y se enamorara locamente de su hija, pero por error la doncella se la da a Tristán causando que este par se enamore desesperadamente durante tres años. Aunque Isolda se casa con Mark, ella y Tristán están forzados por la poción a encontrarse y cometer adulterio. Aun cuando el típico personaje noble de leyenda medieval debería estar avergonzado por tales actos, la poción de amor que los controla libera a Tristán y a Isolda de esta responsabilidad. De este modo, Béroul los representa como víctimas. Los consejeros del rey intentan juzgarlos por adulterio, pero, una y otra vez, la pareja se vale de trucos para preservar su fachada de inocencia. Finalmente, el efecto de la poción se termina y los dos amantes están libres de continuar.

Pero siguen con su amor secreto, hasta que cae él mal herido y se refugia donde se encontraba con su amada Isolda, está al saber de la situación de su amado, corre a su encuentro, él desconociendo que su amada se dirige a su encuentro, pensando que no va a venir para poder verla por última vez, intenta reponerse de sus heridas y aguantar para que a Isolda le dé tiempo. Cuando Isolda llega se encuentra a Tristán tendido en el suelo ya sin vida, muerto por sus heridas infectadas, ella se siente impotente y angustiada, coge la espada de este y se la clava, cayendo sobre su cuerpo, muertos los dos la gesta se acaba.




ISOLDA
(levantando hacia él los ojos como
si estuviera en éxtasis)
Moriríamos así
para estar juntos...
TRISTÁN
...ligados eternamente,
sin fin...
ISOLDA
...sin despertar...
TRISTÁN
...sin angustias...
AMBOS
...sin nombres,
aprisionados por el amor,
entregados el uno al otro,
¡para sólo vivir por el amor!

(Isolda no puede contenerse y reclina
su cabeza sobre el pecho de Tristán.)
ISOLDA
(levantándose del todo, con grave
porte)
¡Que nos dure para siempre la noche!

(Tristán la sigue y se abrazan con
ardiente pasión.)
AMBOS
¡Oh noche eterna,
dulce noche!
¡Noche de amor
de sublime arrobamiento!
A quien amparaste,
a quien sonreíste,
¿cómo podrían sin angustia
despertar fuera de ti?
Sólo tú destierras las congojas,
muerte amable,
y disipas inquietudes y temores.
¡Muerte de amor!
En tus brazos consagrados a ti,
con tu calor sagrado,
se liberan de las miserias
del despertar.
TRISTÁN
¿Cómo alcanzarla?
¿Cómo rehusar
a tal delicia?...
AMBOS
¡Lejos del sol
lejos de la cruel
separación del día!
ISOLDA
Sin quimeras...
TRISTÁN
...apacible deseo;
ISOLDA
...sin angustias...
TRISTÁN
...dulce anhelo.
Sin sufrimientos...
AMBOS
...sublime desvarío.
ISOLDA
Sin claudicaciones...
AMBOS
...propicias tinieblas.
TRISTÁN
Sin ausencias...
AMBOS
...sin separaciones,
íntima soledad
en los eternos lares,
en los espacios inconmensurables,
en sueños sobrehumanos.
TRISTÁN
Tristán tú,
yo Isolda,
¡no más Tristán!
ISOLDA
Tú Isolda,
Tristán yo,
¡no más Isolda! AMBOS
Sin nombres,
sin separación.
Una nueva esencia,
una nueva llama ardiente,
sin fin, eternamente,
sintiéndonos como un sólo ser,
un corazón abrasado
¡en el supremo amor voluptuoso!


Richard Wagner




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares