COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

miércoles, 6 de abril de 2011

Vassilisa y Baba Yaga



Érase una vez un hombre y una mujer ya mayores que vivían con su hija Vassilisa. Un día la mujer cayó enferma le dio a su hija un muñeco, diciéndole que si alguna vez necesitaba ayuda le diera comida y le pidiera consejo.


Tras la muerte de su mujer el viejo se casó con una viuda que tenía dos hijas, y las tres se volvieron envidiosas de Vassilisa. Un día, mientras el anciano había ido al mercado y estaba haciéndose oscuro, la madrastra envió a Vassilisa a casa de Baba Yaga, una bruja vieja y siniestra, con la excusa de ir a pedirle una antorcha de abedul para iluminar su cabaña.

 

Baba Yaga vivía en las profundidades de un bosque tenebroso, Vassilisa se metió el muñeco en un bolsillo y salió. Al cabo de un tiempo llegó a una cabaña de madera sobre patas de gallina y rodeada de un vallado de huesos humanos coronados por calaveras. Los postes de la puerta eran piernas de muerto, su pestillo eran brazos de difuntos y la cerradura estaba hecha con la dentadura de una calavera.

 

En ese momento llegó volando Baba Yaga desde el bosque montada en su mortero que conducía con el macillo del mismo y cuyos rastros borraba con una escoba. Al explicarle Vassilisa el motivo de su visita, la bruja le dijo que para obtener una recompensa tenía de trabajar para ella. Inició entonces una serie de tareas imposibles, como separar el trigo de su cáscara, semillas de amapolas y otras de guisantes.


De todos modos con ayuda del muñeco y a lo largo de dos noches pudo cumplir los trabajos. Para entonces Vassilisa ya se había dado cuenta que la bruja no tenía intención alguna de dejarla marchar. De modo que mientras dormía Baba Yaga aprovechó y escapó de aquel lugar tenebroso, llevándose consigo una calavera de ojos ardientes.


En su huida por el bosque encontró a tres jinetes: uno blanco que representaba la luz del día; uno rojo, que representaba el sol saliente; y uno negro, que representaba la noche oscura. Los jinetes la guiaron en su camino. Cuando llegó a casa, su madrastra y hermanastras le arrebataron la calavera de las manos; pero sus ojos encendidos fijaron la mirada en ellas, así ardieron reduciéndose a cenizas.


Sólo Vassilisa salió ilesa. A la mañana siguiente, enterró la calavera bajo tierra a mucha profundidad y con el tiempo creció en el lugar un rosal con flores de color rojo oscuro. A partir de entonces Vassilisa vivió alegre y feliz con su padre, conservando siempre el muñeco que su madre le dio antes de morir, pues podría volver a necesitarlo.
 


13 comentarios:

  1. Me encantan los cuentos, disfruto leyéndolos y este no lo conocía.

    Por cierto ¿sabes que conozco a una señora que se llama Basilisa, pero con B?.

    Besos, guapa

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito cuento Rosana, y las imagenes son preciosas.Es siempre un placer, visitar tus post...Besos de buenas noches

    ResponderEliminar
  3. oh!!!=O pobre chica!!! primero la muerte de su madre, luego la malvada madrastra con las hijas envidiosas y luego la bruja malvada con un gusto bastante tétrico para vivir!!!
    no sé si alegrarme o no por la muerte de las tres mujeres, pero lo que si sé, es que me gustó un montón!:D así como todo lo que traes a tus maravilmlosos mundos!!

    siento no haber pasado antes a "verte"!!! es que estoy con el tiempo corto!! mi novio volvió y ahora son tres nenes:P jajajaja broma.
    un beso enorme! espero estés super bien! besos amiga hermosa!!!:D

    ResponderEliminar
  4. Muy bello cuento mi querida amiga...Yo también hace mucho conocí a una amiga con el nombre de Basilisa...

    me gustan los cuentos que tienen un final feliz...siempre debería de triunfar el bien pero a veces no sucede asi verdad?

    feliz día , recibe mucho abrazos y cuidate mucho

    ResponderEliminar
  5. Precioso cuento, este no lo conocía; me gustan mucho los cuentos, siempre te enseñan algo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hermoso cuento Rosana, no lo había oído nunca, pero tiene los ingredientes necesarios, mujeres malvadas (la madrasta y sus hijas), mujer buena (Vassilisa), bruja (Baba Yaga), y los personajes y objetos mágicos.
    Un abrazo, gracias por compartirlo con nosotros. Pasa feliz noche.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, que bonito cuento. No lo conocía y me ha llamado muchísimo la atención. Menos mál que la pobre chica consiguió escapar de la bruja. Me ha causado mucha intriga lo del muñeco.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Que cuento más chulo.
    Rosana me encanta que los buenos ganen.

    Besitos multicolor, que tengas un fantástico Jueves.

    ResponderEliminar
  9. hola amiga,veo que el amuleto que llevaba esta niña la salvo de la malvada bruja,como se nota que ese amuleto se lo dio su madre con todo su amor.

    me ancanto la historia amiga y la he disfrutado mucho,como siempre que paso a visitarte.

    te dejo besitos y abrazos apretaditos y te deseo un hermoso dia!!!!

    ResponderEliminar
  10. Un cuento que no había oido nunca, me ha encantado, ya que los cuentos me gustan...un besote

    ResponderEliminar
  11. que interesante cuento, mu bello en verdad..
    Espero tengas un lindo dia y u agradable fin de semana n.n
    Au revoir

    Atte: Anto del blog "Darkprinccs"

    ResponderEliminar
  12. Bonito cuento Rosana, nunca lo habia oido,muy bonitas imágenes de acorde con el cuento.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Hola
    Me encanta, me podrías dar el libro o la pàgina web de donde lo sacaste?
    =)
    KIsses
    LIZ

    ResponderEliminar

Entradas populares