COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

jueves, 9 de septiembre de 2010

Cuento de Hadas: La Selkie


Érase una vez un cansado cazador, en las frías tierras del norte, que iba de regreso a casa en la oscuridad de la noche. Su viaje le llevo cerca de la costa: la luna llena bañaba las aguas y la arena brillaba como una perla. Apartó los arbustos, y entonces, para su asombro, vio a tres hermosas mujeres bailando desnudas allí donde las olas rompían. Hipnotizado, el cazador las observó y creyó oír una música espeluznante a la luz de la brisa marina. Bajó la mirada y vio tres pieles de foca en la arena, una para cada una de las graciosas bailarinas. El cazador había oído cuentos de mujeres-foca que, de hecho, escondían un alma humana. Él se sentía solo y anhelaba una esposa con quien compartir las noches. Miró a las encantadoras bailarinas otra vez y, de un impulso, cogió una de las pieles y la escondió en su chaleco. La danza estaba terminando. Riéndose armoniosamente, las mujeres dieron un brinco para recuperar sus pieles, meterse dentro y zambullirse en las olas.


Una de ellas, la más hermosa de todas, no encontraba la suya, y su pánico creció mientras la buscaba, cuando el cazador se plantó delante. -Ten tu piel-le dijo. – Ven y cásate conmigo. Te devolveré la piel al cabo de siete años para que hagas lo que quieras. El cazador pensó que sería tan feliz con él que se olvidaría de la piel para siempre. La Selkie accedió y se fue con el cazador y vivieron felices durante un tiempo. Pero sus enormes ojos grises estaban distantes, buscaba el mar y sus olas muy a menudo. Tuvieron un hijo al que amaba profundamente, su rostro estaba muy triste. Cuando pasaron los siete años se acercó a su marido y le reclamó la piel. – ¿Abandonarías a tu hijo?, ¿Te marcharías para desaparecer en las olas?. La Selkie estaba cada vez más triste, aunque jamás derramó una sola lágrima, pues hay penas que son demasiado grandes para llorar. Su hijo la amaba profundamente y hacía todo lo que podía por animarla. Un día escuchó una conversación entre sus padres y se enteró de la verdad sobre su madre. Incapaz de soportar su infelicidad, se dedicó a seguir a su padre a hurtadillas, hasta que un día le vio cavar, sacó una piel de foca, comprobó que estaba intacta y volvió a meterla dentro.

El muchacho se puso contento. Ahora podría devolverle la sonrisa a su madre. Esperó a que su padre se marchara de caza y volvió al lugar donde estaba enterrada la piel. Rápidamente la desenterró y se la llevó a su madre. Los ojos grises de está brillaron al ver la piel. Sin apenas detenerse a abrazar a su hijo, corrió hacia la orilla y se introdujo en las aguas. El muchacho corrió tras ella, gritando: - Por favor, madre, no me abandones, llévame contigo.- Entonces ella le agarró, le exhaló su magia y se lo llevó consigo bajo las olas. El muchacho aprendió muchas cosas maravillosas en el mundo subacuático, absorbiendo la sabiduría y la gracia de la gente como su madre. Pero sabía que no podría quedarse para siempre, pues su destino estaba en tierra, con su padre. Llegado el momento, su madre lo devolvió a la orilla y, besándole por última vez, se marchó cargada de tristeza. El devastado cazador se alegró de volver a ver a su hijo y le ayudó a readaptarse a la vida en la Tierra. Pero cada vez que el muchacho miraba el reflejo de la luz de la Luna, sentía la presencia de su madre. Con el tiempo se convirtió en un renombrado músico, cuyo mayor placer consistía en sentarse a tocar junto a la playa mientras las mujeres foca brincaban a lo lejos sobre las olas.





3 comentarios:

  1. hola amig te felisito por este cuento me encanto tienens una gran imaginacion y sobre todo un talento para escribir un beso!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola cielo un precioso cuento me encanto
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  3. Verónica si estoy de acuerdo contigo un bonito cuento, pero no es mío reina. Es una leyenda muy conocida en Irlanda. Besitos y gracias por seguirme.

    ResponderEliminar

Entradas populares