COMPARTE CONMIGO EL EXTRAORDINARIO MUNDO DE LAS HADAS


 
 

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Cuento de Hadas: La Sirena Enamorada


Érase una vez una sirena que en el mar estaba encantada, con sus bailes entre las olas y sus cantos entre las rocas de por la mañana. Siempre estaba feliz la sirena que ante los ojos del Sol brillaba. Un día como tantos otros a la salida del sol estaba en una roca y cantaba, estaba alegre y el paisaje le alegraba aún más, así que cantaba y cantaba y no paraba de cantar, una dulce y tierna canción que se la llevaban muy lejos las olas del mar. Ese día ya se iba a zambullir en las profundidades cuando una silueta que se acercaba hacía ella, le llamó la atención, nunca antes había visto a nadie, y eso le dio algo de curiosidad, por lo que se escondió entre las rocas y observo. Era un joven bien parecido iba solo, algo pensativo. ¿Qué le pasaría pensó la sirena?, así que siguió observando y vio que se sentaba no muy lejos de donde estaba ella, por lo que pudo darse cuenta de que era muy guapo, moreno, de ojos grandes y profundo oscuro, piel canela, robusto y fuerte, sobre todo se fijo en sus piernas largas. No concebía como podía caminar, ella nunca había estado fuera del agua salvo en las rocas aposentada. Se quedo maravillada. Pero se fue cuando lo vio partir. Al día siguiente volvió al mismo sitio, y al poco rato apareció el mismo joven del día anterior.

Hizo exactamente lo mismo, sentarse y observar el mar, su mirada era infinita, se perdía en el horizonte. Parecía triste y eso entristeció a la sirena, que siempre estaba feliz. Se dio cuenta de su tristeza y se extraño de que existiera en ella ese sentimiento. Así que decidió cantar, se fue algo más lejos para que él pudiera escucharla pero no verla. Cuando el joven escucho tan dulce melodía, salió enseguida de sus pensamientos y empezó a mirar por todas partes, como buscando algo, pero sin ver nada, y la sirena se dio cuenta que empezó a sonreír y su cara le cambio ya no tenía tristeza. Se quedó un rato más que el día anterior pero se marchó. La sirena se quedó triste, y sintió ganas de que fuera el siguiente día para volverlo a ver. Ya estaba allí cuando ella llegó casi la ve pero ella con más rapidez se escondió, vio que llevaba algo en la mano, -Ah es una flor – pensó. Cuando oyó el dulce canto al mar lanzó aquella flor.
La sirena cuando pudo fue y la recogió se la puso con mucho esmero en su pelo rubio lleno de caracol. Se sintió tan linda ese día, tan hermosa, que orgullosa en las profundidades del mar, que sus hermanas no la dejaban de admirar. Ella les explicó lo ocurrido, ellas sonreían al contar, más la madre hablo con ella para que no se hiciera ilusiones con él. Pues la sirena se había enamorado. – No te hagas ilusiones con un humano - dijo la madre, y siguió diciendo, - pues no se va a enamorar de una media mujer, que no tiene piernas para vivir en su mundo, que no sabe desenvolverse en ese mundo, que no sabe que vida le espera en la tierra.


Eran tantas preguntas, era tan tristeza, pues la sirena quería estar con él. Pero también era realista y sabía que su madre tenía razón. Así que ella siguió a su amor, y cada vez necesitaba más y más estar con él. Sabía que él también sentía algo por ella, pues volvía cada día con una flor diferente que tiraba al mar. La sirena estaba triste deseaba tener piernas para poder correr a su encuentro, y abrazarse a él fuertemente. Pero cómo, y si las tenía cómo podría caminar. Tenía miedo, pero era mucho más fuerte el amor que sentía por aquel joven. Así que volvió hablar con su madre y le preguntó si había alguna manera de que pudiera tener piernas, para ir al encuentro de su amor. La madre dudo pero la vio tan convencida pues quería verla feliz.- Si hija mía, hay una manera de tener piernas, tendrás que hablar con la sirena más sabía, ella sabe cómo, ve a verla y pregúntale.- La sirena se dirigió a ver la Tylen que así se llamaba. – Que deseas bella Shani- dijo la sirena sabia, - Vengo a que me diga, como puedo conseguir un par de piernas, pues estoy enamorada.- Tylen se la quedó mirando un rato, y luego dijo.- ¿te has enamorado de un humano?- mal asunto querida niña-, y añadió - ¿estás segura de lo que me pides?.- Si dijo Shani. Bueno pues tienes que ir al lago del sur hay un pequeño arroyo donde puedes pedir tu deseo y se te será concedido.- Shani fue sin dudar alegre más que nunca, con ganas de verse las piernas, nado y nado sin parar, pues no estaba cerca del lugar, pero su afán por llegar a tener piernas era muy fuerte.


Llegó al sitio comentado, y se metió en el lago, cerró los ojos y deseo con fuerza tener piernas, de pronto notó que su cola se iba transformando, sintió una sensación rara, pero al mismo tiempo ilusionada. Cuando se vio las piernas lloro de alegría, quiso nadar como siempre pero no puedo. No sabía como utilizar las piernas, así que decidió salir del agua e intentarlo por la tierra. Le costó ponerse en pie, y al principio se cayó unas cuantas veces, pero se levantó sin problemas, el amor le daba fuerzas. Observó que estaba desnuda, que necesita ropa para poderse presentar ante él. Pero donde encontraría ropa que ponerse. De pronto apareció su madre que llorando la miro con tristeza, le dejo en la orilla una saca. –Hija mía sé feliz, y no te olvides de tus orígenes.- Shani se la miro y las lágrimas le cayeron sin saber. Miro la saca y vio que dentro había un vestido que se puso enseguida. Empezó a caminar en dirección a su amor. Cuando se iba acercando lo vio que estaba en la misma roca sentado mirando al mar y con una flor en la mano, ella de la felicidad se puso a cantar mientras se acercaba a él, y su mirada se dirigió hacia Shani, ella le sonrió y él se puso en pie, acercándose hacia ella, le tendió la flor ella se la puso en su larga cabellera rubia. Se miraron y se fundieron en un apasionado abrazo. Fueron muy felices y nunca se olvidaron que el mar los unió para siempre.

© 2010 Rosana Martí




MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

2 comentarios:

Sony dijo...

hola rosana,me encantan los cuentos de hadas y de duendes por eso siempre paso por aqui para leerte.

recibe un fuerte abrazo y que sigas bien!!!!!!!!

*Luna dijo...

Hola cielo un precioso cuento de hadas
un beso